El Gea

Sobre la complejidad de educar en valores (XI).

Por Juan Ramón Tirado Rozúa, José Luis Ramírez, Aldo Mazzucchelli, Gustavo Lubatti, Cora y L.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

   Estoy de acuerdo también en que la opción por la verdad es un valor como los demás valores: no es descalificable racionalmente rechazar la verdad (si el dios de las religiones no existe, todo está permitido). La diferencia para mi es que los demás valores, incluida la opción del rechazo de la verdad, tienen que justificar su verdad (si es que pretenden tenerla), mientras que la opción por la verdad sólo pretende lo que ya busca por definición. La bondad como valor tiene que justificar su verdad previamente, mientras que la verdad como valor lo tiene justificado de antemano.
   Aunque rechace la bondad como valor, eso no quiere decir que, al final, no llegue a las mismas acciones que tú, aunque justificadas desde un valor más neutro, para mi, la verdad: nuestras diferentes justificaciones ideológicas no deben ser causa de distanciamiento si coincidimos en las acciones.

   Saludos cordiales,
       L.

José Luis Ramírez escribió:

Amigo L.:

Por lo que explicas en tu respuesta no niegas que haya valoraciones, lo que afirmas es que no proceden de la razón sino de la emoción. Lo cual es una cuestión nueva. También das a entender que lo emocional es ajeno a lo racional, lo cual es posible, pero discutible.

Por lo que veo tu concepto de razón es unívoco: razón es la razón instrumental. Por eso dices también que la ciencia nos dice como alcanzar una meta. Es decir que todo es un cálculo. Pero sí, como de hecho sucedió, la ciencia aparece con el alfabeto y la posibilidad de la escritura, los hombres "primitivos" no saben como alcanzar sus metas, cosa que me parece poco creíble.

Mi distinción de una razón ética y una razón instrumental sigue a la concepción aristotélica que, en ese famoso párrafo acerca del hombre como animmal social presenta la razón como la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo y no menciona (en su definición) para nada a la verdad ni a la ciencia. Sabido es también que Aristóteles no ha excluido los sentimientos de su influencia en lo racional.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©