El Gea

Sobre la complejidad de educar en valores (VIII).

Por Juan Ramón Tirado Rozúa, José Luis Ramírez, Aldo Mazzucchelli, Gustavo Lubatti, Cora y L.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

José Luis Ramírez escribió:

Querida Cora:

No me parece bien que hagas comentarios como el de "como afirmó alguien que sabe más que yo". Este tipo de concesiones es muy femenino, pero creo que hay que cambiarlo. No hay por qué partir de la base de que se está por debajo de otros en cuestiones filosóficas, pues hay sabios que dicen muchas tonterías. Pero además si alguien entiende de valores son las mujeres (en general) más que los hombres (en general) porque la educación tradicional de los machos durante siglos ha sido más instrumental que ética, mientras que la mujer siempre se ha formado en el espíritu de estar atento a la necesidad del otro. Hablo, como dije entre paréntesis, en general.

Esa afirmación que hacen los pocos partidarios de la axiología (que es el platonismo redivido) de que "el ser es y el valor vale" es una forma de salirse por la tangente creyendo que por haber encontrado una fórmula o descripción se ha dado con una realidad. El libro de Frondizi es instructivo y sugestivo, pero la objetivación del valor en un mundo aparte es algo sin fundamento. Ya es dudoso afirmar que las cosas existen ahí en el sentido en que las concebimos, lo cual supone que la función de las cosas también etá dada, ya que muchas cosas las entendemos y denominamos por su función, para que nos i´nventen nada menos que una ontología del valor. Para ese viaje, me quedo con un Dios legislador de lo bueno como criterio objetivo, que, por lo menos, es algo más inteligible.

Dices muy bien que los valores no son sólo morales y que la "ética moralizante" es una expresión rara.
Hay que recordar que la ética de Aristóteles (es decir la ética propiamente dicha, pues fue él el que creó el nombre de ética) no es una mera dilucidación de la moral, sino una teoría de la acción humana en todos sus niveles. El punto de partida de ésta es que el ser humano al actuar siempre va movido por un deseo de hacer lo que emprende lo mejor posible. Es decir que la bondad o el valor están para él inscritos en el ser humano como ser actuante. Nadie hace nada pretendiéndolo hacer mal. En esto enlaza Aristóteles con la teleología universal que ha sido criticada en el terreno de la ciencia natural y que hizo a Galileo romper con la física aristotélica.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©