El Gea

La trascendencia del capital o mas allá 
de la Izquierda / Derecha (II).

Por Nieves y Miro.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Como todo antagonismo social, hoy en día este funciona en base a la integración entre estos tres grupos, con cambiantes alianzas estratégicas. La "clase simbólica", políticamente correcta, promoviendo el multiculturalismo, aparece defendiendo al excluido en contra del fundamentalismo de la clase media. La división, sin embargo, se ha venido haciendo mas radical que la división tradicional a la cual estábamos acostumbrados. Estaríamos tentados a decir que ha empezado a adquirir tal proporción que cada grupo ha empezado a desarrollar su propia visión del mundo, su propia relación con la realidad. La "clase simbólica" es individualista, ecológicamente sensitiva y al mismo tiempo "post-moderna", consciente de que la realidad en si misma es una formación simbólica contingente. La clase media se apega a una ética permanente y tradicional y a la creencia en una "vida real", con la que la "clase simbólica" esta perdiendo contacto. Y los excluidos oscilan entre el nihilismo hedonista y el fundamentalismo radical ya sea religioso o ético (Zizec)

El cliché del neo-liberalismo triunfante, según el cual la edad de las ideologías ha llegado a su fin y hoy vivimos en una era post-ideológica de negociaciones y decisiones racionales, basadas en un conocimiento neutral de las necesidades económicas, ecológicas, educacionales ...no es mas que eso, un cliché. La referencia neutral a las necesidades de la economía de mercado, usadas como argumentos para caracterizar los grandes proyectos ideológicos como utopías irrealistas se inserta a si misma, también, dentro de la serie de los grandes proyectos utópicos modernos. Lo que caracteriza la utopía no es la creencia ingenua en la bondad esencial de la naturaleza humana, sino mas bien, la creencia en un mecanismo global que, aplicado a la sociedad en su totalidad, restablecerá automáticamente un estado de progreso y felicidad tan largamente esperados. Y es justamente en este preciso sentido en que la noción de el mercado asume el papel de este mecanismo mágico que, aplicado propiamente, producirá un estado optimo. Los promotores de la era post-ideológica y el libre mercado no son menos ideológicos que las generaciones del siglo pasado.

Hoy en día, la forma predominante de cierre ideológico se da justamente en la forma de bloqueo mental que nos previene imaginar un cambio social fundamental, en nombre de una supuesta actitud realista y madura. Después del debilitamiento del estado de bienestar y la liquidación del "socialismo existente" la izquierda necesita una nueva imaginación, una nueva visión de movilización global. El dilema esta en como la izquierda se relacionara realmente y finalmente con la "imaginación democrática liberal". Una forma es tratarla como un "significante vació" y comprometerse en una batalla hegemónica con los proponentes del capitalismo global del Nuevo Orden Mundial, para determinar su contenido ...O rehusar sus términos, arriesgar el gesto opuesto, rechazando plenamente el chantaje liberal de que cualquier esperanza o proyecto de cambio radical prepara el camino al totalitarismo. De acuerdo con este gesto de rechazo, ser realista es demandar lo imposible.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©