Oscar Fernández

BIOLOGíA: ¿Una nueva racionalidad científica? (VI)



Universidad Pedagógica Experimental Libertador

Centro de Investigaciones Contemporáneas (CINCO), Venezuela.



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

BREVE ESTADO DEL ARTE 

Descartes dio una estructura conceptual a la ciencia del siglo XVII pero su idea de una máquina del mundo regida por leyes matemáticas siguió siendo solo una visión ilusoria durante toda su vida. El hombre que realizó el sueño Cartesiano fue Sir Isaac Newton, el cual nació el mismo día que murió Galileo en 1.642. Con su impresionante habilidad matemática, la cual pudo relacionar con el universo físico al explicar las leyes que gobiernan el movimiento de los cuerpos sólidos, Newton reforzó y afianzo el pensamiento de René Descartes.  

Con la publicación de su libro Principios Matemáticos de la Filosofía Natural, Newton expuso su teoría con gran lujo de detalles, los Principios (diminutivo del título original latino de la obra) comprenden un vasto sistema de definiciones, proposiciones y pruebas, que los científicos admitieron como la correcta descripción de la naturaleza durante más de doscientos años. 

La biología, ciencia heredera del paradigma Cartesiano Newtoniano, asumió desde sus inicios que los seres vivos funcionaban como máquinas y que la explicación de sus fenómenos dependería al igual que en la física clásica, de dividir los pensamientos y problemas en cuantas partes sea posible y luego disponerlos según un orden lógico y/o sistemático. 

“Una célula solitaria no es una célula. Una neurona solitaria no es una neurona. (regla de Hopfield) Un chimpacé solitario no es un chimpacé (Regla de Yerkes)”(Carlos Von der Becke).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©