Kant, racionalismo y empirismo (VI).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA.
Prof Tit: Leiser Madanes
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Ahí tendríamos la lógica trascendental, que formaría parte de la metafísica. Pero tendríamos también la estética trascendental. Ambas formarían parte de la metafísica positiva que sería la parte que a él le permitiría decir que la crítica de la razón pura es como una metafísica aparente.
Se puede decir que lo que hace toda la primera parte de la “Crítica de la Razón pura” dentro de la estética trascendental, es una metafísica de la experiencia. Porque si va a dejar traslucir todos los elementos a priori que intervienen en el conocimiento de lo fenoménico, eso para Kant es una parte de la metafísica. Es un inventario de conocimientos, y como tal, es una metafísica de la experiencia. La que queda como sentido negativo es la metafísica de lo extraempírico, que la crítica simplemente la critica (por eso está la dialéctica) y después se restituyen en sentido positivo en la “Crítica de la Razón Práctica”.

El planteo de Kant es, si nos dejamos regir por el objeto, y sin embargo queremos seguir sabiendo algo del objeto a priori (independientemente de la experiencia), parece una contradicción. Es un contrasentido, si yo me manejo por el objeto que está dado, lo único que voy a obtener son principios empíricos, y por lo tanto contingente, a posteriori, dependientes de la experiencia.
Si me rijo por conceptos, salvo que sea Dios, no puedo saber si llego al objeto. Si me rijo por el objeto no puedo conservar la universalidad de la necesidad. Entonces el planteo es: el sujeto construye objetos. Y esa es la forma de resolverlo. Seguimos teniendo objetos como el empirista, y seguimos teniendo principios independientes de la experiencia, a prioris, universales y necesarios, como el racionalista.
De alguna manera algo tiene que ser dado para que el sujeto construya. Nos es dada la materia y sobre ella con nuestros elementos construimos, y recién después aparece el objeto que, como tal, nunca es dado. Ahora es el sujeto con sus elementos a priori el que determina la objetividad del objeto. Resumiendo: el objeto necesita materia y forma.
Espacio y tiempo están dentro de la forma pasiva de la sensibilidad.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©