Kant, racionalismo y empirismo (I).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA.
Prof Tit: Leiser Madanes
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

TEóRICO 12

Kant en relación con el racionalismo en general y el empirismo, tomando como base fundamentalmente el prólogo a la segunda edición de la “Crítica de la razón pura”.

Locke (un empirista igual que Hume) opinaba que las raíces cartesianas no alcanzaban para nutrir las ramas, ya que todavía había cuestiones que no se solucionaban, y que había que comenzar de nuevo la búsqueda de nuevos fundamentos por medio de una investigación crítica que precisara “los orígenes, la certidumbre y el alcance del entendimiento humano junto con los fundamentos y grados de las creencias, opiniones y asentimientos.”
En el prólogo a la primera edición de la “Crítica de la razón pura” (1781) Kant hace referencia al “Ensayo” de Locke como la obra que parecía ponerle fin a la disputa que, pese a Descartes, los tiempos modernos no habían logrado disipar. Lo que habían logrado era polarizar esa disputa: la lucha se entabla ahora entre el dogmatismo de los racionalistas y lo que Kant nombra como el “escepticismo” de algunos empiristas.
Los racionalistas que no se ponen de acuerdo en cómo instrumentar sus sistemas, comienzan a tener disputas internas. Esto los debilita y les da lugar a los empiristas que, con esta actitud crítica demoledora, simplemente derivan los sistemas racionalistas sin lograr construir otro. Además, por ser tan críticos, no alcanzan mucho consenso ni adherentes, con lo cual permiten que vuelva a instalarse algún otro sistema racionalista al que le pasa lo mismo y así sucesivamente. Frente a esto las ciencias físico matemáticas están dando numerosos logros.
Locke puso fundamentos empíricos a la metafísica que, por propia denominación, tiende a escaparse de lo empírico.
Frente a esta bifurcación de caminos inconducentes Kant va a proponer un camino medio que rescata elementos de ambas posiciones. Por un lado se va a imponer un motivo racionalista. La metafísica misma merece una ponderación positiva por el conjunto de todos los conocimientos a que se puede aspirara independientemente de la experiencia. En ese sentido Kant va a estar de acuerdo con los racionalistas: no hay que buscar principios para la metafísica en lo empírico, sino que sean independientes de la experiencia. Y también la va a seguir sustentando como una disposición natural humana al planteo de las cuestiones supremas. Dos actitudes o formas de metafísica, la otra es verla como ciencia.
Si se puede seguir sustentando la metafísica es en el sentido de disposición natural, porque jamás la razón humana va a dejar de plantearse temas tales como Dios, la inmortalidad del alma o la libertad.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©