Hume, El Tratado (XVI).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

- Libro IV: la identidad personal

Hume comienza advirtiendo que para algunos filósofos parece haber un íntimo contacto con su propio yo. Y sin embargo hará una prueba de volcarnos retrospectivamente a un examen de conciencia y tratar de ubicar cual es la percepción a la cual corresponde el yo. Pero cuando se vuelve sobre sí mismo no encuentra esa impresión del yo. Encuentra una serie de impresiones diferentes: hambre, cansancio, dolor de muelas, etc. No parece haber ninguna impresión simple que corresponda al yo. El yo es más bien un conjunto de percepciones que una percepción simple, clara y distinta de la cual tenemos una impresión inmediata.
En definitiva en nuestro mundo interior las cosas no son muy distintas de como son en el mundo exterior. Lo que la percepción nos informa es nuevamente de un conjunto de átomos elementales y nuevamente tenemos que preguntarnos que le da la unidad a nuestra experiencia, en este caso, del mundo interior. Y la respuesta no es muy diferente, son enlaces de la imaginación.
Hume dice que la creencia de la identidad personal no es muy diferente de la creencia en la identidad de las cosas. Tiene que ver con enlaces de la imaginación que establecen una transición entre percepciones diferentes dándole unidad en el tiempo.
No es mi memoria la que me da la idea de la identidad personal. Nadie recuerda exactamente lo que hizo un día determinado. Es la imaginación la que produce estos enlaces, ¿pero de quién?, ¿no tiene que haber un sujeto al cual atribuirle hábitos para formar reglas causales y que pueda apropiarse desde su experiencia otorgándole la nulidad de identidad, que nuestra experiencia, nuestro propio yo requiere?
Hume no avanza más en su doctrina de la identidad personal. Vuelve sobre el hecho en el apéndice del Tratado. Y dice allí que hay dos principios que están opuestos y me llevan a conclusiones contrarias, y que muchas veces me veo casi en posición de pensarme a mí mismo como un sujeto que permanece idéntico a sí mismo, a través de sus cambios y que da unidad mediante conexión real a esos cambios. Da como un efecto escéptico a su argumentación; siempre hay como una grieta en el dar cuenta de nuestra experiencia y siempre tenemos que estar viviendo nuestra vida intelectual que es tratar de zurcir continuamente esta grieta que existe en nuestra experiencia.
En el Tratado parecería que Hume no se conforma con afirmar que las creencias básicas no son fundadas por la razón sino que afirma que nuestras creencias básicas tiene una vida conflictiva.

Nota del Editor:

Encuentre Bibilografía sobre D. Hume aquí.

Lea más sobre David Hume en:
- “Sepa usted algo de filosofía - D. Hume
- “Hume y Kant - preguntas y respuestas
- "Pruebas de la existencia de Dios - Hume y Kant"





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©