Hume, El Tratado (XV).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La identidad es la unidad en el tiempo. Todo objeto, en cuanto a nuestra experiencia, es temporal, es una serie de percepciones; pero si es así, entonces en múltiple, no es uno. La creencia, la afirmación o la ilusión de la identidad nos permite, según Hume, salvar este inconveniente.
La creencia en el mundo exterior es una ficción, como lo es toda obra de la imaginación, pero lo es en los usos más regulares y constantes.
Hay ficciones, como la de la identidad, que son ficciones naturales, pues nos vemos arrastrados a ellas naturalmente.
Hume señala que hay determinadas experiencias que parecería que nos muestran algún tipo de vivencia en contra de la idea de que nuestra percepciones continúan existiendo cuando no son percibidas. Dice Hume, observemos el siguiente experimento: tomemos un objeto al que consideremos un cuerpo. Si nos apretamos el ojo veremos que se duplica, y no tenemos forma de decidir cual de esas imágenes es la percepción de la mente y cual está ahí afuera, porque ambas son de la misma naturaleza. Lo que muestra este argumento es que nuestras percepciones dependen de la mente, y si es así, ¿porqué pensar que continúan existiendo cuando no las percibimos?

Para resolver esto bastaría suponer la doctrina de la doble existencia, que es el sistema filosófico de la percepción. Percepciones en la mente, cosa ahí afuera, las cosas se corresponden con las percepciones. Para atribuirle a las cosas la constancia que supongo en el mundo exterior, y hacer compatible esto con la variedad de mis percepciones, supongo esta doctrina que tiene que ver con una teoría representativa del conocimiento. Hume dice que cuanto más reflexionamos sobre esto, es más difícil defender la doctrina del sentido común. El realismo representativo es una doctrina que supone que conocemos las cosas a través de representaciones. ¿Pero como sabemos que conocemos algo más allá de mis representaciones? Se supone entonces que sería capaz de salir de mi mente y comparar mis representaciones con las cosas para ver que estas se corresponden o no con mi conocimiento de las mismas. Entonces, si el filósofo propone esta doctrina no se ha movido del sentido común, porque auque hable de cosas, continúa hablando de percepciones.
Estos argumentos son buenos, pero no producen convicción, dice Hume, pues la naturaleza continua inclinándose por la creencia de que hay cuerpos.
De alguna manera la imaginación está en desacuerdo con sigo misma. Actúa de acuerdo con principios que son contradictorios. Los principios por los cuales llega a creer en la existencia de cuerpos se contradicen con los que tienen que ver con la constancia y la coherencia de la experiencia.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©