Hume, El Tratado (XIII).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

TEóRICO 11

Uno de los puntos básicos de la filosofía de Hume (primeras secciones del tratado): no hay relaciones reales, objetivas, entre los diferentes átomos que conforman la experiencia, o, en otras palabras, la realidad no viene etiquetada y con un manual que nos cuentan que cosa se relaciona con que cosa. La realidad propia de los sentidos, a la que se llega mediante un análisis de que cosas es percibir, es una realidad de sonidos, colores, sabores, etc., muy diferente a los objetos con los que tenemos relación en la vida cotidiana. Porque en nosotros la entrada es tan pobre y la salida es tan rica. Ahora, de que manera nuestra experiencia tiene que ver con objetos únicos que mantienen relaciones causales e interactúan entre sí? No son los sentidos los que organizan la experiencia de esta manera, y tampoco es la razón, pues es incapaz de brindarnos información sobre la realidad, (es la facultada que da cuenta de las relaciones internas entre ideas); sino más bien la imaginación, la cual nos ayuda a organizar la información tal como nos es dada mediante leyes. El descubrimiento de las mismas es, en buena parte, el propósito de una ciencia de la naturaleza humana.
La ciencia del hombre es una teoría empírica de la imaginación. Las leyes de la imaginación son las leyes de las cuales puede dar cuenta la experiencia, la observación. No puede dar cuenta de ellas un estudio a priori de la forma misma de la imaginación.
Otro nombre que podríamos darle a la ciencia de la naturaleza humana, es el de teoría sentimentalista de la creencia, en donde la imaginación y las pasiones están relacionadas con la vivacidad de las ideas. (recordemos que nuestras creencias dependen de la vivacidad de las ideas, pues creencia es una idea vivaz).

- Parte IV: el problema del mundo exterior (sección 2) y el del interior.

- El problema del mundo exterior.

Comienza diciendo Hume que su problema no es si hay o no hay cuerpos, pues ese no es un problema porque la naturaleza no semejante tema a nuestras inciertas especulaciones. Creemos que hay cuerpos, y debemos investigar porqué, debemos examinar la lógica de esta determinación.
Creer que hay cuerpos consiste en creer que las cosas que concibo como cuerpos continúan existiendo aún cuando no las percibo (la concibo independiente de la mente). La creencia en la continuidad de la existencia y la creencia en la independencia de la mente es básicamente la misma. En que se funda entonces esta creencia. No puede fundarse en los sentidos, por definición. Tampoco en la razón, pues no puede dar cuenta de a existencia de ningún ser, solamente se ocupa de analizar ideas. La imaginación es la que lleva adelante esta tarea.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©