Leibniz y Clarke (X).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Y es así, dice Leibniz, la contradicción no es hubo movimiento pero no hubo movimiento, la contradicción es la plantación misma del problema que pretendía hacernos pensar un movimiento, una traslación espacial, por puntos del espacio indiscernibles unos de otros que en realidad, como dice el principio de los indiscernibles no tienen razón de ser, no existen. Todo el problema es un sinsentido para Leibniz.
Si admitiésemos aquellos espacios homogéneos, no distinguibles unos de otros, admitiríamos una actuación absurda de Dios, y esa es una consecuencia peor que la de la frenada del universo entero.

Y lo mismo ocurre con el tiempo. ¿porqué Dios no creó el universo un año antes. Y esto no tiene sentido si pensamos que el tiempo es un orden de sucesión de fenómenos, así como el espacio no es más que un orden de simultaneidad de fenómenos. Y a su vez tiene su fundamento en algo que no son fenómenos, sino mónadas a las que percibimos como fenómenos a partir de nuestra confusa percepción. Percibimos los movimientos en el espacio, las mudanzas en el tiempo como tales, como aconteceres en el espacio y tiempo, sólo porque percibimos confusamente las relaciones, son sólo relaciones entre mónadas, no temporales ni espaciales. También podemos definir las relaciones del espacio y el tiempo como relaciones entre mónadas, pero no más que eso.

- Resumen
Como la concepción de espacio y tiempo (como ordenes de relaciones posibles entre lo existente) nos lleva al principio de razón suficiente, y no obliga a su vez a un intelectualismo que excluye los derechos de la sensibilidad en el conocimiento, y se opone a esta concepción absolutista del espacio por la cual el espacio tiene una realidad en sí, independiente de los fenómenos, concepción que cumple los requisitos posibles para la física de Newton, pero que a su vez tiene aquellas imposibilidades metafísicas que Leibniz señala, que haría que Dios actuase de forma irracional, en la creación de un universo un año antes en el tiempo, por ejemplo, cuando no había ninguna razón para que lo hiciese así... Pero tampoco hay razón alguna para que lo haya creado ahora. Entonces, dice Clarke, si no hay razón alguna porque Dios actúa sin razón, reconozcámoslo, Dios no creó nada, no hay universo. Leibniz dice que ese es un juego de paradojas que solamente es posible si había un espacio y un tiempo homogéneos, independientes de la cosa, que no ofrece razón alguna para que Dios actuase. Pero si no aceptamos eso, y decimos simplemente que el espacio es un orden de los fenómenos y el tiempo un orden de los aconteceres, entonces carece de sentido preguntarse como Dios pudo actuar sin razón alguna creando el universo en el momento justo, etc.

Nota del Editor:

Encuentre Bibilografía g. W. Leibniz sobre aquí.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©