Leibniz y Clarke (IX).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La teoría relacional del espacio está mucho mejor argumentada metafísicamente. Se pueden rastrear sus raíces hasta la concepción misma de lo que es sustancia, de lo que es efectivamente existir, y de lo que es verdaderamente existente. Esta teoría incluye en su demostración por lo menos dos principios: 1) el principio de razón suficiente y 2) el principio de los indiscernibles. Y entre otras explicaciones tiene aquel monopolio de conocimiento por parte del intelecto y el desprecio de la sensibilidad como factor del conocimiento.

Si admitimos (conferencia de Kant sobre el fundamento primero de la distinción de las cuestiones del espacio) que el espacio es absoluto como demuestra Newton y Clarke, entonces nos encontramos con aquel recipiente (respecto del cual se puede incluso demostrar la realidad de un movimiento aunque no haya cambios relacionales) cuya existencia estamos obligados a admitir. Aunque no podamos explicarnos mucho acerca de él. Esto lo admitimos como una realidad absoluta y efectiva que conocemos a partir de las cosas, empíricamente. Pero si lo conocemos empíricamente que queda de aquella geometría que se independiza de la experiencia y realiza su demostración con una validez necesaria y universal, a priori. Se tendría que explorar el espacio con una geometría empírica. Esto parecería darle la razón a Leibniz, que al admitir un espacio cuyo juego de posibilidades depende de las cosas, permitiría de algún modo un conocimiento a priori del espacio como posibilidad de su realidad. Y entonces salvaría la geometría y también los fenómenos, aunque los fenómenos espaciales se diluyesen en puras relaciones conceptuales.

Clarke se centra con otro tema: el principio de razón suficiente. Para aquellas objeciones de Clarke similares al experimento imaginario de Newton, objeciones que dicen, por ejemplo, si todo el universo es lo que hace el espacio, o sea si el espacio no consiste en más que relaciones entre los elementos efectivamente existentes en el universo en su conjunto, entonces no tendría sentido decir que movemos todo el universo en una dirección. No importa que velocidad tuviera ese movimiento, porque sería igual a nada. Y si frenase de golpe habría un desorden sensacional.
Y sin embargo de acuerdo con los principios de la teoría relacionalista no pasaría nada. Porque no hubo traslación en el espacio, porque el mismo estaba siempre contenido en el universo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©