Spinoza y Leibniz (VIII).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

6) Ante la pretensión de demostrar verdades de hecho, y dada la imposibilidad de hacerlo mediante el principio de contradicción (con el cual se demuestran únicamente las verdades de razón) y dada, además, la imposibilidad de hacerlo mediante el principio de razón suficiente (con el cual se podría demostrar tanto la verdad de P como la de -P) Leibniz introduce el principio de máxima perfección.
La demostración de las verdades de hecho continúa entonces así. La razón suficiente por la cual se justifica la creación de este mundo en el cual el juicio de hecho P es verdadero y -P es falso, consiste en que este es el mundo en el que se realiza el máximo de perfección. Porque si Dios existe, y es bueno, y creó el mundo, estaba inclinado moralmente (no lógicamente obligado, pues es libre) a crear el mejor de los mundos posibles.

7) Podemos afirmar entonces que un juicio de hecho, si es verdadero, sería demostrable a partir del principio de razón suficiente complementado con el de máxima perfección, aún cuando no sepamos la especificación de este último (o el cálculo de perfecciones que hizo Dios entre todas las posibilidades) que haría factible deducir un determinado juicio de hecho a partir del principio de perfección.

8) Aún si supiéramos como aplicar este principio de perfección, de todas formas el juicio de hecho que intentamos demostrar no sería absolutamente necesario, puesto que el principio de perfección es contingente (Dios no lo sigue necesariamente, eligió en el momento de la creación de forma moralmente libre).





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©