Spinoza y Leibniz (VI).


Resumen de Teóricos
HISTORIA DE LA FILOSOFIA MODERNA. 
Prof Tit: Leiser Madanes 
1997 - Carrera de Filosofía - UBA



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Falta aún ver como introduce Leibniz la distinción entre verdades de razón y verdades de hecho; porqué sostiene que las verdades de hecho son necesarias aún cuando son analíticas y como sugiere que es posible demostrar a priori verdades de hecho.
- Principio de identidad, fundamento de las verdades de razón: toda proposición analítica es verdadera.
- Principio de razón suficiente, fundamento de las verdades de hecho: toda proposición verdadera es analítica.
Esto sería como hacer un equilibrio entre los dos principios, y ver como uno es lo mismo que el otro pero expresado de otra manera.
Introduce la distinción entre verdades de hecho y verdades de razón a fin de limitar los alcances del cógito cartesiano.
"Art. 7. No podemos dudar de que existimos mientras dudamos, y esto es lo primero que conocemos filosofando con orden." Leibniz le concede a Descartes que encontró una primera verdad. Pero esta es primera en el orden de las verdades de hecho, pues hay otras primeras verdades den el orden de las verdades de razón, como el principio de identidad.
Según Descartes una demostración es una cadena de intuiciones y pretende que cada paso de una demostración sea tan claro y distinto como la intuición del cógito. Para Leibniz, por el contrario, la demostración de la cadena de definiciones, por ejemplo la proposición "las empleadas públicas son racionales" puede demostrarse de la siguiente manera:

1. Se remplaza "empleadas públicas" por "mujeres que trabajan en la administración pública.
2. Se remplaza mujeres por "seres humanos de sexo femenino".
3. se reemplaza "seres humanos" por "animales racionales".

Conclusión: "Los animales racionales de sexo femenino que trabajan en la administración pública son racionales".

Aparentemente no veíamos como el predicado estaba incluido en el sujeto, y lo llegamos a advertir luego de una serie de sustituciones definicionales hasta llegar a la identidad. En este ejemplo la identidad es absolutamente explícita, en otros se postula como existente una identidad -Mendez es el presidente de los argentinos- que no es explícita y que debemos, según Leibniz, hacer explicita mediante una serie de sustituciones.
Luego agregará que en las verdades de hecho esta reducción a una identidad implica un número infinito de pasos, a diferencia de las de razón, en las que el número de pasos es finito. En las verdades de hecho sabemos que hay una identidad por una necesidad lógica: toda proposición verdadera es analítica; sin embargo no vemos esta identidad por la condición contingente de una verdades de hecho.
Leibniz nos explica por medio de un ejemplo, como es posible que una proposición sea analítica (pues su predicado está incluido en el sujeto) al mismo tiempo que necesaria.
"El número 3 está incluido en el 15. Es necesario descomponer en 5 pasos el 15 para comprender esto. El num. Pi también está incluido en el 15. Sin embargo nunca será posible descomponer el 15 en una cantidad finita de pasos tal que arroje como resultado el num. Pi." Es decir que, análogamente, una verdades de hecho es una verdad analítica aún cuando no sea posible verificar mediante el principio de identidad la inclusión del predicado en el sujeto, pues son analisables hasta el infinito.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©