El Gea

Política: ¿ideas o intereses? (V).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde


   Propongo dos respuestas alternativas:

Hipótesis a) la izquierda es, esencialmente, una actitud vital definida por oposición a todo realismo operativo del poder en términos institucionales. Por esa razón genética, y contrariamente a todo lo que su discurso explícitamente diga o haya dicho, a la izquierda como actitud arquetípica (hay excepciones, por ejemplo Stalin o Fidel) le da asco y miedo el poder real, la responsabilidad real de gobernar, de meterse a decidir sobre los beneficios y perjuicios concretos que eso siempre acarrea, y sobre todo, enfrentar las responsabilidades que eso acarrea. Por lo tanto, no se dedica a pensar en soluciones concretas de gobierno, ni tiene acceso (ni lo busca realmente) al conocimiento de los mecanismos de poder que funcionan en cada sociedad concreta. Pero si no lo busca ni lo tiene, ¿de dónde va a sacar el conocimiento concreto necesario para plantear una alternativa real a lo que supone es tan malo?
(dejemos de lado aquí a los gobiernos que realmente existieron en los 'socialismos reales' de la historia reciente, porque en general ninguno de esos hechos es ahora aceptado (sorprendentemente, para mi al menos) como un antecedente válido por quienes hoy se autoproclaman de izquierda. Para ellos, todos esos gobiernos no fueron de izquierda "realmente"...)

Todo este idealismo romántico tiene una raíz histórica determinante.

En efecto, desde su génesis histórica existe un fondo opositor, y un componente idealista, que no dudo en llamar "romántico", en toda la cosmovisión de la izquierda tradicional, que es precisamente en donde reside su encanto para atraer jóvenes y adolescentes, que ven en esa actitud libertaria y justiciera del discurso de izquierda una expresión de sus más caros deseos.

¿Cuál es la contracara de esa actitud, su raíz más básica? ¡El apartamiento de la responsabilidad real de gobernar, por supuesto!

La izquierda nació históricamente como movimiento de descontento de las masas obreras y la clase media urbana "explotadas" o "alienadas" (desde su punto de vista, claro) durante la Revolución Industrial. Los movimientos obreros más o menos espontáneos, los luditas, o el anarquismo y el socialismo utópico de gente como Owen, Fourier o Blanqui en el siglo XIX, además del comunismo económico y la teoría dialéctica de la lucha de clases de Marx, son algunas raíces modernas de esa actitud, que tiene antecedentes muy antiguos, en cuanto descontento organizado haya existido frente a la autoridad institucional.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©