El Gea

"Ella lo andaba buscando" (IV).

Por Nives y Miro Fuenzalida.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Las imágenes, sean estas pictóricas o verbales, juegan un papel central en la excitación del deseo. Pero, si seguimos a Lacan, las imágenes, en la subjetividad humana, son últimamente gobernadas por el significante. En el caso del sujeto masculino, esto es posible apreciarlo en un doble sentido. Por un lado, nos revela el deseo narcisista pasivo del sujeto masculino. El deseo de ser amado, valorizado y reconocido por el Orden Simbólico (Naturaleza, Sociedad, Dios o simplemente la manada). Dentro del marco pornográfico este deseo de Orden Simbólico esta implícitamente expresado en su aprobación de la industria porno y en el endorso tácito o explicito ofrecido por varias voces de autoridad (escritores. periodistas, cineastas, fotógrafos ...). Por otro, lado, este deseo de ser aprobado por el Orden Simbólico se traduce en un deseo narcisista activo. El deseo de identificarse e incorporar aquellos significantes que son valorados por el otro y que portan su reconocimiento. El sujeto desea encarnar no solo el significante maestro, sino también, todo otro significante cargado con una relación metonímica o metafórica con el significante central -fuerte, viril, grande ...- Mas aún, el sujeto también asume ciertos deseos específicos preferidos por el Orden Simbólico que, en gran medida, gobierna el deseo. Esta operación es central en el complejo pornográfico, el que ofrece numerosos ejemplos a través de los cuales la audiencia puede identificarse, como al mismo tiempo numerosos objetos para tal deseo. Y es el ofrecimiento de tales significantes -cuerpos femeninos, deseos masculinos- lo que le permite al aparato porno ejercer su influencia mas poderosa en la producción de subjetividades.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©