Reflexiones filológicas (II).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde


Es cierto que mayormente, entre diferentes usos del mismo idioma, cambia la forma de pronunciar las mismas palabras (el ¨acento¨), o se utilizan palabras conocidas pero usadas con poca frecuencia en otros ámbitos, que se entienden pero “suenan” diferentes, más arcaicas, poéticas, literarias, o simplemente extrañas. 
Es evidente que un abogado expresándose técnicamente no describirá un mismo hecho igual que lo haría un filósofo, de la misma forma que un científico no lo haría igual que un verdadero artista. 
Por otro lado, a parte de las diferentes formas técnicas de hablar, también se diferencia el español hablado en distintos continentes, países y regiones de un mismo país debido a diferencias culturales.

Pero he notado un hecho curioso, y es que existen ciertas palabras dentro de un mismo idioma que conservan más que otras la raíz ancestral del mismo, que se mantienen en general al margen de la traducción a otros idiomas, y que incluso no tienen sinónimos dentro de la misma lengua a la que pertenecen.

Estas palabras son los insultos y las expresiones más vulgares. Las palabras y expresiones no científicas, o políticamente incorrectas relacionadas con el sexo y con temas escatológicos. Estas son literalmente discriminadas, separadas de las demás por motivos morales o éticos implícitos en todas las lenguas. 
Pero como toda práctica negativa, este proceder acarrea consigo efectos secundarios, o consecuencias no perseguidas ni planeadas de antemano, en este caso positivas.






El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©