Reflexiones filológicas (I).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde


Casi todo idioma conocido puede ser traducido a casi cualquier otro idioma conocido. Eso, al menos, dicen los traductores.

Desde que existe esta práctica, en principio creada para favorecer el comercio o para poner fin a las guerras (o sea, para favorecer el comercio) se plantean dudas sobre la efectividad de las traducciones. ¿Verdaderamente estamos comprendiendo lo que la otra persona dice, lo que el otro pueblo expresa? ¿Nuestro idioma refleja los mismos matices que intenta mostrar el suyo? Al menos a efectos prácticos, está claro que sí. 
Desde otros puntos de vista no existe tan claramente unanimidad al respecto. Citando a Gorgias, podríamos decir:

1)- Nada existe.

2)- Si algo existe, es incognoscible.

3)- Si algo existe y es cognoscible, entonces es incomunicable.

Pero, para variar, reflexionaré un poco sobre filología, no sobre filosofía.

No hace falta salir del propio idioma natal para hacerse lícitamente estas mismas preguntas. 
Dentro del idioma español, por ejemplo, existen muchísimas variantes, distintas formas de expresarse que varían con el uso debido a la situación geográfica, los grupos culturales, o las costumbres adquiridas dentro de determinado grupo generacional, mediático, laboral, etc.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©