Sepa Ud. si sabe algo sobre filosofía (VI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

C). Heráclito era también un presocrático, vivió en el siglo V, se cree que entre el 544/1 y el 484/1 aproximadamente, era de Efeso, una ciudad de la Jonia, en la costa occidental del Asia Menor. posterior a Parménides (aunque algunos afirman que era contemporaneo del mismo).

De sus obras se conservan sólo fragmentos los que hay que interpretar con cierto criterio para dar algún sentido a su pensamiento. En la visión clásica se lo contrapone a Parménides considerandolo como un filósofo que dice que "todo fluye" o todo cambia, frente a uno (Parménides) que dice, basicamente, que del "Ser" sólo se puede decir que "es", por lo que abogaría por lo inmutable, lo que no cambia. Por supuesto esta es únicamente una mala interpretación típica de manual de filosofía que casi ningún historiador de la filosofía antigua actual, considerado serio, aceptaría. Parménides y Heráclito estarían, aunque con diferente estílo, tirando para el mismo lado, para el lado de la busqueda de la esencia, de lo imutable, de lo uno, del Ser, que se mantiene incorruptible detrás de todo el aparente cambio, o devenir de las cosas. Esta, por supuesto, es sólo una interpretación, pero es la más aceptada en estos tiempos, y da comienzo a la línea que luego continuarán casi todos los filósofos: la de la búsqueda del fundamento (llamado también con muchos otros nombres) que sería subyasente a todo cambio. 
Algunos fragmentos de Heráclito:

"Este mundo, el mismo para todos, no lo hizo ninguno de lo Dioses ni ningúno de los hombres, sino que siempre fue, es y será fuego siempre vivo, que se enciende según medida y se apaga según medida."

"Las cosas, consideradas juntamente, son un todo y no son un todo, convergentes y divergentes, acordes y discordes; de todas las cosas resulta uno y de uno todas las cosas."

"Es preciso saber que la guerra es común [a todas las cosas], y la justicia discordia, y que todas las cosas ocurren según discordia y necesidad."

"La naturaleza ama ocultarse."

D). A Sócrates, a pesar de Menem, se lo conoce principalmente a través de los diálogos que se conservan de Platón (también por Jenofonte y Aristófanes), pues Sócrates nunca, que se tenga noticias, escribió nada. Por esto algunos dudan que haya existido, pero la mayoría está de acuerdo en diferenciar dos Sócrates: el Sócrates real, que estaría reflejado en los primeros diálogos de Platón, en los que él mismos intentaría exponer su filosofía (la de Sócrates); y el Sócrates personaje, que sería el utilizado en los demás dialogos, por Platón, para expresar sus ideas a través de una personalidad que es sinónimo de sabiduría. Vivió en el siglo V a.c, nació en Atrenas en 470/69, y allí murió en 399. Los testimonios que se tienen del mismo no siempre coinciden y son hasta contradictorios.

La frase más famosa de Sócrates es: "Sólo sé que no sé nada". La historia dice que un amigo de Sócrates, Querofonte, fue una vez al oráculo del dios Apolo, en Delfos, y al preguntarle al dios quien era el más sabio, le respondió que era Sócrates . Cuando Sócrates se entera no entiende porque el dios lo designó a él que se siente lleno de dudas, por lo tanto se pone a consultar a las personas que afirman saber, o que deberían saber, como los políticos, quienes no saben que es la justicia; a los poetas, quienes no podían dar razón de sus poemas; y a los artesanos, quienes sí saben lo referente a su oficio, pero por ello se creen capasitados para otras cosas, como la política, aunque en realidad no lo están. De ahí su conclusión: "los demás creen saber, yo soy el más sabio porque al menos sé que no sé nada". Por eso se afirma que "la misión" de Sócrates a partir de ese momento de revelación divina, fue el de poner a prueba el saber de los demás, el de mostrarles su propia ignorancia. Por supuesto esta es la interpretación platónica del personaje real Sócrates, existen otras, como las de Nietzsche, que no lo tratan tan dulcemente.

La Patagonia.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©