Relatos de la Edad de Oro.
La leyenda del cereal (I).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Pasada de boca en boca, desde tiempos remotos aunque no del todo inmemoriales, se transmite de padre a hijo, de familia en familia, de pueblo en pueblo, de generación en generación la historia que ahora voy a relatarles, patrimonio del reinado de la Araucanía y de cada uno de sus integrantes.

No es necesario que les diga que deben prestar suma atención.

Los que se encuentran aquí, todas las personas responsables entre los pocos que hemos sobrevivido, aunque no en condiciones precarias, (gracias a ellos) ¡gracias a ellos! -repite al unísono el coro de voces que conforman el auditorio-; gracias a ellos, decía, sabemos subsistir en este mundo devastado y hostil con dignidad, y ejerciendo el dominio sobre los demás, como debe ocurrir con los nobles hasta el fin de la humanidad y de esta decadencia que nos rodea.
Por lo tanto, sin más preámbulos pasaré a contarles la historia que, como es obvio, debido a nuestra imposibilidad de transmitir información por otro medio que no sea el oral, repetiré todas las veces que sea necesario hasta que cada uno de uds. memorice cada una de las palabras que constituyen nuestra más preciada reliquia posretrohistórica y cultural.

"En el siglo veinte fue restituido el más grande y último reinado que alguna vez dominó y dirigió la tierra: Araucanía, tierra de nobles. Sobre un suelo árido y desértico ubicado sobre el extremo fronterizo Sur del antiguo planeta, sobre el mismo límite lindante con la nada interestelar, de espaldas al vacío, recomenzó su camino el reinado que terminó dominando y avasallando a todos los estado y formas de gobierno habidas y por haber, y dio a la raza humana sus únicos momentos de esplendor y brillo desvergonzado y puro frente a las innumerables razas superiores que pueblan el universo. Razas que ahora nos estiman y protegen gracias a ellos "¡gracias a ellos!" (vuelven a repetir como una sola voz los oyentes) el pequeño grupo de los más poderosos magos exploradores que hayan existido en el universo, tanto conocido como desconocido. Los que nos han proporcionado la única medalla que poseemos los humanos frente al universo, el único motivo de orgullo de ésta, nuestra raza de miserables.


La Patagonia.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©