ARRASTRADOS POR EL VIENTO (I).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Divagando por el país de los sueños..., ¡qué más quisiera!, mi literatura mundana los absorbe!, y los países son basura de antaño. Entonces: divagando por las desoladas y desiertas tierras de Melk comprendí que si seguía así iba a vivir sólo un par de semanas más. El agua generalmente escasea en el desierto, aunque eso no me preocupaba, mi problema era mucho más grave: ya no podía seguir imaginando mi futuro.

Estaba en uno de esos períodos de embotamiento a los que no le encontraba explicación alguna, y en mi condición era imposible que se debiera al cansancio físico.

Ya había pasado un par de eternidades, lo suficiente como para utilizar todas las lecturas, las que podía reflotar nuevamente mi memoria cansada. Ahora, a falta de ayuda externa (biológica o mecánica), sobrevivía sólo y exclusivamente gracias a mi imaginación que producía el producto original necesario, el que no tuviera relación con mi experiencia previa, para tratar de cumplir mi condena en este lugar sin claudicar en el último instante. Porque faltaba muy poco, pero ya casi lo lograba. Era un producto-combustible que, a la vez, era un corrosivo para mi cuerpo. Era una carrera, no tanto contra el tiempo, sino entre fuerzas que se agotarán al mismo tiempo, pero ¿quien sobreviviría, quién llegaría más lejos en el último instante, el último impulso de la vida, o el último impulso de la muerte?

La Patagonia.
La respuesta a todo está en un paisaje...
...pero hay que saber mirar.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©