Gustavo Sakuda

El orden de marcha (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

En una expedición siempre se debe mantener un orden al hacer las cosas; esto no es por simple capricho, sino porque el actuar de manera precisa se eliminan las variables en este sentido, siendo entonces posible resolver mejor los inconvenientes que pudieran surgir propios de la exploración en sí. Por ejemplo, sería complicado tratar de organizar un campamento si no sabemos dónde están los demás, o si varias personas se dedican a juntar leña pero ninguna a buscar agua.

En este sentido, el orden de marcha ocupa un lugar muy importante en cualquier expedición. Consideren que al atravesar parajes inexplorados, sitios donde ni siquiera existen sendas, terrenos complicados, sumados al cansancio propio de acarrear un peso considerable en nuestras mochilas y en algunos casos marchar apurados por el tiempo (por cuestiones climáticas o de escasez de luz), pueden suceder cosas imprevistas como extravíos, pérdida de equipo, descompostura de algún integrante, etcétera, por no mencionar accidentes de mayor gravedad.

Detallemos entonces los lineamientos generales del orden de marcha:

- Primero y principal, se marcha en "fila india"; esto es, uno detrás del otro siguiendo las huellas del primero, y al mismo ritmo. La distancia ideal será de unos 2 metros, aunque puede variar de acuerdo al terreno y a los obstáculos (en medio de un cañaveral donde la visibilidad se reduce, se trata de no dispersarse mucho; en cambio, si el camino es polvoriento o es empinado y hay cosas que pueden desprenderse, la distancia será prudencial para no causar inconvenientes al que sigue detrás).

- Adelante del grupo va el guía que determina la ruta a seguir, estima el tiempo faltante, las paradas, elige los posibles lugares de acampada en la ruta o en destino, calcula si conviene seguir o no de acuerdo al clima y a la cantidad de horas luz remanentes, etcétera. Tiene la mayor responsabilidad, ya que de él depende el llegar a destino en tiempo y forma o decidir que eso no es posible y plantear entonces un cambio de planes (somos los suficientemente flexibles y racionales para determinar si un objetivo no es alcanzable y no correr riesgos innecesarios, es por ello que si bien hemos pasado por diversas situaciones de supervivencia reales jamás tuvimos un accidente que lamentar).

- Último, el segundo a cargo que cierra la marcha y vigila que nadie pierda nada del equipo, que no haya ningún rezagado que pueda extraviarse, revisa los campamentos y lugares de descanso antes de abandonarlos por si algo se deja olvidado, da un segundo punto de vista al guía de la marcha cuando éste lo necesita, detecta si alguien tiene problemas, auxilia en la coordinación de la marcha en sí, etcétera. Si el guía de la expedición tiene la responsabilidad de lograr el objetivo del viaje, el segundo se ocupa de la logística y se asegura que se dispongan de los recursos necesarios cuando hacen falta.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©