P. Edronkin

Los hidroaviones versus otros transportes



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Es difícil encontrar hidroaviones en algunas regiones del mundo, aún cuando resulta posible y conveniente utilizarlos. El hidroavión, y más aún la aeronave anfibia, que es la que puede operar tanto desde el agua como así también la tierra, proporciona un medio de transporte flexible, seguro, y de costo relativamente bajo.

La ventaja de utilizar este tipo de aeronaves versus otros medios de transporte es muy grande, particularmente en regiones de difícil acceso; es más fácil volar con un hidroavión a través de una selva y aterrizar en algún río o laguna que construir una pista de aterrizaje, una carretera e incluso un muelle para atracar embarcaciones. Los hidroaviones y los anfibios no requieren de ninguna infraestructura, y son más económicos que los helicópteros.

Sin embargo, los hidroaviones y las aeronaves anfibias se emplean relativamente poco, lo cual se debe en parte a que su costo es mayor que en el caso de otros medios de transporte - cuando cuentan con la infraestructura necesaria para operar -, pero más bien, porque existe la percepción del público en el sentido de que son más ruidosos, contaminan más y son más peligrosos que, por ejemplo, las lanchas.

En lo que respecta al ruido, en primer lugar habría que ver si un motor de aviación de, digamos noventa caballos de fuerza, produce más ruido que el de un camión de unos trescientos HP. Por otra parte, si bien es evidente que los motores hacen ruido, una vez que la aeronave se encuentra a una cierta altura - cosa que se puede legislar - el ruido desaparece, mientras que las embarcaciones y los vehículos terrestres continúan tronando a nivel del suelo o agua durante todo su trayecto.

Las turbinas producen mucho ruido, pero casi no hay hidroaviones que las utilícen. La mayor parte de estas aeronaves se equipa con motores de combustión interna muy similares a los utilizados por los vehículos terrestres, y cuyo nivel de polución sonora es muy inferior al de las turbinas. Por otra parte, esto se puede fiscalizar también.

¿Cuál es entonces la opción menos ruidosa?

En lo que respecta la contaminación, hay que decir que las lanchas, al tener sus mecanismos de propulsión en el agua, hacen que más materiales, combustibles y lubricantes estén en contacto con un medio - el agua - que puede diseminarlos por doquier; mientras tanto, el hidroavión se encuentra sobre sus flotadores, sin componentes de esa clase en contacto con el agua y una vez que vuela, para una misma distancia recorrida, sus partes mecánicas están en contacto mucho menos que en el caso de otros vehículos.

Por la misma razón, al estar menos tiempo para una misma distancia recorrida y en menos cantidad en contacto directo con el medio ambiente de la mayor parte de las especies marinas, fluviales y terrestres, el impacto ecológico es necesariamente menor.

Las aeronaves siempre están sujetas a más controles y procesos de fiscalización que los vehículos de tierra y las embarcaciones y por eso, además de ser más seguras (hecho probado estadísticamente), es menos probable que contaminen o produzcan un peligro potencial que - por ejemplo - los camiones y autos en mal estado que generalmente se encuentran en zonas inhóspitas o alejadas de las grandes ciudades.

Una objeción adicional surge en el sentido de que se afirma que los hidroaviones arruinan la vista a los turistas; yo digo que los turistas no van a ningún sitio en el que ya no haya rastros de actividad humana. Además, un hidroavión molesta o no a la vista del mismo modo que un velero, un camión sobre una carretera, o cualquier otro medio de transporte.

Es cierto que debemos cuidar el medio ambiente, pero eso no debe confundirse con el espíritu de 'la máquina de impedir'. No hay ninguna razón válida que pruebe realmente que un hidroavión es intrínsecamente peor que un camión, camioneta o mebarcación para llevar una carga o personas desde o hacia sitios aislados.

Tampoco se debe creer que un hidroavión es 'cosa de ricos' y que beneficia a muy pocos: en Alaska, por ejemplo, la tercera parte de la población posee al menos una aeronave, muchas de las cuales son anfibias, y las emplean como vehículos de carga; lejos de ser vehículos de lujo, son máquinas de trabajo.

Por otra parte, las aeronaves son mucho más veloces, algo que puede resultar vital en caso de una emergencia en un lugar aislado.

Es más, la idea del hidroavión evoca la noción de aventuras por lo que su uso hasta tendría un impacto positivo en el desarrollo turístico, algo muy acorde con lo que buscan muchos turistas y aventureros, y sino ¿por qué es que aparecen en tantas películas?




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©