P. Edronkin

La prueba que faltaba



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Hoy, 18 de Noviembre de 2003 me encontraba viendo por televisión que se están realizando negociaciones de varios países para firmar tratados bilaterales de 'libre comercio' entre los Estados Unidos y países como Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador, con miras a la formación del tan cacareado ALCA.

Debo confesar que me asombró que un país como Bolivia, que acaba de tirar por la ventana a su presidente por colocar contra la pared a gran parte de su población por exigencia de los Estados Unidos en su lucha contra el narcotráfico - en la cual no asume la responsabilidad de que es su población drogadicta la que causa el problema - ahora tenga un gobierno dispuesto a negociar más de lo mismo.

También me asombra que tras los desastres económicos de Ecuador, aquel país tenga un gobierno y una clase política dispuesta a someter a su población a más de lo mismo.

En el Perú hemos podido ver el 'liberalismo' de Fujimori, y ahora sus dirigentes van por más.

Y en Colombia, donde sigue muriendo gente gracias - por un lado - a una guerrilla narcotraficante y por el otro, a una 'ayuda' norteamericana completamente estéril, vemos que no contentos con destruir la vida y el futuro de su gente, ahora los dirigentes buscan destruir su propia economía.

Se puede decir mucho acerca del libre comercio, y más acerca del libre comercio con los Estados Unidos; pero basta ver qué ha sucedido en otros casos para saber lo que les aguarda a estos nuevos acólitos del país del norte:

La Argentina, puesta como ejemplo por el propio FMI en lo que respecta a sus actitudes neoliberales pasadas, terminó por repudiar su deuda externa y dar un giro completo en sus políticas; no debe sorprender a nadie que tras este cambio, la situación en el país empezó a mejorar de una forma que se mantiene consistentemente en el tiempo.

México, con su 'situación privilegiada' depende totalmente de Estados Unidos, que hace lo que quiere, cómo y cuando desea, sin escuchar para nada a su vecino del sur.

Pero podríamos decir que todo esto se debe a que nuestros países son 'subdesarrollados', que hay migración ilegal, narcotráfico, etc. aunque nos estaríamos olvidando del caso clave, que es Canadá. En este país, su primer ministro no vaciló en tildar al presidente norteamericano de 'inútil', y cosas aún peores.

Canadá no posee dramas sociales, económicos ni nada que se le parezca, y sin embargo Estados Unidos ha incumplido sus compromisos con este país, y de forma reiterada actúa como se le dá la gana. Si Canadá no puede lidiar con su vecino sureño ¿qué les espera a los bolivianos o peruanos?

Creo que la historia reciente de nuestra propia región nos muestra pruebas sobradas de que Estados Unidos es un país muy poco confiable y demasiado poderoso, con intenciones poco claras y ahora, un gobierno harto incompetente que ni siquiera es capaz de controlar a unos revoltosos en Irak, porque hay que decirlo con todas las letras: allí, el ejército nortemericano está perdiendo a manos de fuerzas muy inferiores en número, y eso no se debe a la falta de potencia de fuego o dinero, sino al exceso de incompetencia y el hecho de que más allá de los méritos de Saddam Hussein o sus fantasmales armas de destrucción masiva, Estados Unidos ha invadido ilegalmente a otro país y muchos de sus habitantes se sienten motivados a resistir.

No me parece que la situación de Estados Unidos actualmente - en decadencia y con el poder suficiente como para hacer locuras que buscan demostrarle patéticamente a su población que el país todavía mantiene su vigor sexual - el marco más adecuado para comprometer la soberanía, la economía y el tejido social de las naciones latinoamericanas en vanos y teóricos tratados de libre comercio que la historia prueba que no van a ser cumplidos.

Esta es una prueba contundente - a mi entender - de la incapacidad de las clases dirigentes latinoamericanas para saber interpretar y defender los intereses de sus pueblos; esta incapacidad se ha mantenido por siglos y es hora de reconocer que lo que no se puede reparar se debe sustituir.

A esta clase de sandeces históricas es a las que me refiero cuando afirmo en numerosos artículos que hace falta cambiar el paradigma del liderazgo.

Los líderes latinoamericanos subestiman a sus naciones y desprecian a su gente; no hay otra explicación para el hecho de que prefieren adherirse como rémoras al poderoso de turno en vez de intentar desarrollar su propio poder; en otras palabras, no sirven como líderes porque no saben liderar.

Hasta que esto no suceda, no habrá ni desarrollo económico ni social en la región, pues la causa última del atraso no es la influencia extranjera o las conspiraciones oscuras que algunos sostienen, sino simplemente la pésima clase dirigente con que contamos.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©