P. Edronkin

Supervivencia Aeronáutica: Emergencias en el Aire



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Las técnicas de supervivencia pueden aplicarse en cualquier ambiente; en el caso de la aviación, el uso de las mismas comienza en el momento en el que una aeronave ingresa en un estado de emergencia por algún problema serio que podría sufrir.

Las emergencias aeronáuticas implican que la aeronave se ha accidentado o bien que existe un serio riesgo de que ello ocurra o se dañe a terceros o sus bienes.

Por ejemplo, si un avión multimotor sufre la pérdida de uno sus motores y componentes del mismo caen a tierra, se tendrá una emergencia tanto por el daño estructural que ha sufrido la aeronave, lo cual implica un riesgo para sus ocupantes, como así también por el potencial daño a la vida y las propiedades que podría implicar la caída de componentes de la misma desde el aire.

Cuando ocurre una emergencia aérea, se ponen en marcha diversos mecanismos de búsqueda y rescate, lucha contra incendios, etc.; para ello, las autoridades competentes se basarán en la información declarada en el correspondiente plan de vuelo, por lo cual podemos afirmar que la primer regla de seguridad al respecto consiste en presentar siempre un plan de vuelo antes de partir porque de otro modo se dificultaría mucho la búsqueda y el rescate.

Estas son las condiciones fundamentales bajo las cuales una aeronave puede ser declarada en emergencia:

1)- Si transcurren treinta minutos sin ninguna comunicación proveniente de la aeronave, desde el momento en que la misma debería reportarse de forma rutinaria.

2)- Si por treinta minutos un controlador de tierra intenta infructuosamente comunicarse con la aeronave, medidos desde su primer intento.

3)- Si habiendo sido la aeronave autorizada para aterrizar hubieran transcurrido cinco minutos y no lo hubiera hecho ni hubiera reportado la decisión de abortar el procedimiento.

4)- Si la aeronave sufriera cualquier tipo de interferencia ilícita.

5)- Si el piloto al mando (PIC) - bajo su propia responsabilidad - así lo solicitara.

6)- Si sobre la base de cualquier otra información un controlador de tierra determinase que la aeronave habría sufrido o sería muy probable que sufriera una emergencia.

Declarar una aeronave en emergencia no es motivo de broma; de hecho, hacerlo irresponsablemente puede acarrear severas sanciones debido a los enormes costos y riesgos que surgen de la realización de las operaciones de rescate.

Volando en las montañas a 9000 pies
¿Será fácil rescatar a alguien aquí sin un plan de vuelo presentado?


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©