P. Edronkin

Irak como prueba sobre el absurdo del Plan Andinia (III).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Los polacos le dieron tantos problemas a los soviéticos que en definitiva, estos últimos no pudieron evitar el surgimiento de verdaderos movimientos de resistencia que les hicieron imposible mantener el control indirecto sobre el territorio polaco, hasta la caída del comunismo.

Es evidente que todos los estados tratan de tener influencia sobre otros, pero la influencia no es lo mismo que la dominación o el control absoluto. Cuando existe influencia, que puede ser mucha o poca, existe una libertad de maniobra por parte de las autoridades locales. Cuando hay dominación total no.

Estos párrafos prueban que ni EE.UU., ni Inglaterra, ni Israel ni cualquier otra potencia podrían dominar indirectamente a la Patagonia. Las razones geoestratégicas que mencioné en otros artículos prueban la futilidad de una invasión militar para lograr lo mismo.

Sin embargo, también es importante destacar que el control de un territorio no se obtiene por medio de la compra de terrenos, pues soberanía y propiedad son dos conceptos distintos y basta que se el lector se moleste en consultar un diccionario para constatarlo, cosa que recomiendo porque es inconcebible que se piense sin saber en qué se piensa; la vida no puede ser un juego al azar con la ignorancia.

Hoy en día el derecho internacional no reconoce que se pueda obtener soberanía sobre un territorio adquiriéndolo. Uno de los últimos casos de adquisición de soberanía fue la compra que efectuó EE.UU a mitad del siglo XIX al Imperio Ruso, con el fin de obtener el control sobre Alaska.

Pero es más: aquella fue una compra de estado a estado. Mucho menos se podría obtener la soberanía para un estado a partir de las compras inmobiliarias de personas jurídicas o físicas nacionales puesto que reconociéndose la propiedad privada, no hay manera de demostrar que esas compras privadas pasen a ser propiedad estatal por venta, transferencia o incautación.

Si una potencia extranjera se dedicara a comprar tierras en la Patagonia, o sus ciudadanos (y debe tenerse en cuenta que son personas jurídicas o físicas distintas y no se las puede considerar como parte de una confabulación hasta que no se prueben fehacientemente los nexos entre ellas), el resultado no sería relevante.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©