P. Edronkin

La autodisciplina en América Latina (IX).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Desde un punto de vista macroscópico, es decir, a gran escala, Latinoamérica adolece de una gran verticalidad en las estructuras sociales: tenemos una clase alta y una clase baja, y poca clase media. Todas - y especialmente la clase alta, están poco capacitadas para cumplir un adecuado rol social.

Esto significa que en vez de tener aquí una sinergia propia y característica de los grupos y equipos coordinados, observamos y somos víctimas de una que es característica de las organizaciones en las que el poder se alterna entre facciones rivales que se suceden por revoluciones, golpes de estado, reformas estructurales y económicas, y otras maneras cada vez más adecuadas desde el punto de vista de la mercadotecnia, pero que no implican la distribución justa no ya de las ganacias, sino de las posibilidades para el individuo. El destino de la gente se decide en una jugada de naipes.

Esto es causa y consecuencia a la vez de que el poder y la riqueza se distribuyan de manera inequitativa, y de esto depende en gran medida el atraso tecnológico, social y económico de la región, así como también a perspectivas equívocas respecto de la educación que frenan cualquier brote de cambio.

No existe posibilidad alguna de que cualquier región del mundo progrese y salga de semejantes círculos viciosos si no es que se le otorga absoluta prioridad a la educación y al conocimiento.

Es evidente que no se puede esperar que los líderes - principalmente los políticos - estén muy dispuestos a encarar cambios que pudieran afectar la posición de privilegio que detentan ahora.

Por consiguiente, si se desea modificar este estado de cosas o haría falta que alguna fuerza política nueva lo hiciera, o bien que el cambio surgiera independientemente de la sociedad misma. También podría darse un cambio producido por la combinación, en distinto grado, de las dos posibilidades recién mencionadas.

Para que la autodisciplina se pueda aplicar a escala social, probablemente será importante aplicarla en las organizaciones adultas, como las empresas comerciales, pero fundamentalmente en las escuelas. Es decir, la autodisciplina, asociada inevitablemente a la responsabilidad de cada ciudadano, debe convertirse en un valor escolar.

Gran parte de los elementos que sustentamos como tradicionales en nuestras escuelas en realidad conspiran contra la formación de ciudadanos responsables. Por ejemplo, la excesiva dsiciplina impuesta y el uso de uniformes.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©