P. Edronkin

Los fines del neo-comunismo (XX).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Mi abuelo nunca vivió mal después de eso, y nunca hizo uso de créditos de ninguna clase. Sus hijos - mi madre y mi tío - ambos pudieron estudiar carreras universitarias mientras mi abuelo se dedicaba de lleno a la pintura.

Mi abuelo no llegó a la Argentina como un acaudalado europeo, sino como un retirado oficial del Ejército Británico que recibió su paga por la baja de la fuerza, pues originalmente de Polonia, perdió todo a causa de la guerra.

Si mi abuelo, y los casi seis millones de refugiados que llegaron a la Argentina en esa época pudieron construir sus casas - y no hablamos de chozas tercermundistas sino de casas como en cualquier otro sitio - sin todos los sistemas de crédito que hoy en día resultan tan supuestamente maravillosos, entonces debemos darnos cuenta de que algo no está funcionando.

Uno se pregunta a causa de esto por qué habría alguien que intentaría convencer a la población de que los créditos son indispensables. Pues bien, más allá de que una cierta cantidad de crédito es razonable, el hecho de creer que todo debe funcionar en base a dinero prestado y deudas produce una sola cosa: una vinculación de dependencia permanente de unos a otros.

Sugerir que no existe otra alternativa, o que no podemos hacer otra cosa en nuestras vidas es sencillamente una mentira destinada a convencer a la gente, a falta de argumentos sustentables, para que permanezcan siendo clientes cautivos del sistema. Las alternativas siempre existen.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©