P. Edronkin

La falacia de las crisis eternas (I).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

'...Qua prudentia es, nihil te fugiet...'

Es interesante notar cómo en los entornos que se encuentran en constantes emergencias se apela a la noción de que se está en una emergencia como justificación para tomar determinadas decisiones.

Esto es una falacia de pensamiento. Es decir, una falacia lógica, la cual por sus características se debe incluir dentro del grupo de las no formales, puesto que la estructura lógica del razonamiento implícito en cada una de ellas puede ser formalmente válido y en consecuencia, el argumento resultará falsamente persuasivo.

Las emergencias - como su nombre lo indica - son eventos excepcionales que ponen a prueba a un sistema durante un lapso de tiempo breve. Las emergencias son siempre problemas agudos y por consiguiente, no puede decirse que una situación crónica y de larga duración constituya una emergencia, sino que allí el problema es diferente.

Ningún líder, administrador, estadista o empresario que se precie de serlo puede darse el lujo de engañarse a sí mismo y a su gente con la excusa de las crisis para tomar decisiones que violen las normas de la ética, la moral o el sentido práctico a largo plazo.

Lo contrario a sobrevivir siempre en base a medidas de emergencia es progresar en base a proyectos transcendentes. Un proyecto trascendente es aquel que encara un líder sabiendo que siendo el trabajo para realizarlo más prolongado que su propia estancia en el poder o su propia vida, lo lleva a cabo con plena conciencia de que no será él quien vea sus frutos; existen ejemplos de proyectos trascendentes que han sido sumamente exitosos.

Sin embargo, con temible frecuencia sucede precisamente esto, ya sea por ignorancia, o bien porque se cree que generando condiciones semejantes se piensa que se puede jugar con esta serie de fenómenos, pero ya veremos por qué ello encierra un importante riesgo.

Un ejemplo clarísimo de esta conducta es la del partido justicialista en Argentina: cuando dicha fueza política apareció, a medidados del siglo XX, lo hizo sobre una plataforma de justicia social y lucha contra la pobreza, que era alrededor del 14% en el país en ese entonces, con un 15% adicional de clase media baja.

Cicuneta años después - y tras veinticinco en los que gobernaron los justicialistas - la pobreza había superado en el país al 50% de la población.

Con los hechos es difícil discutir, y estas cifras están avaladas sobre bases científicas.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©