P. Edronkin

La falacia de la causa y el efecto (XV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Esto no implica, en términos estrictos, que la contraparte automáticamente tenga la razón, pero sí crea en el público una sensación subjetiva en tal sentido.

Pero también hay otra consecuencia, y que es nefasta: mentirle a la propia población en tiempos de crisis, tendrá graves consecuencias en el largo plazo para el propio gobierno o administración, pues tarde o temprano las mentiras quedarán expuestas en tal contexto también, pero por otra parte, al hacer y presentar un diagnóstico falso de la situación en la que se encuentran inmersos no permitirá hallar soluciones adecuadas.

Esto es algo particularmente importante para analizar la gestión de cualquier tipo de líder puesto que la utilización de falacias no formales desde un punto de vista retórico sirve, en definitiva, para proteger la propia posición del líder no ya en base a argumentos legales sino al abuso de ellos, puesto que escudándose detrás de la legalidad formal, un líder que hace uso de tales artificios no basa la popularidad que supuestamente serviría de sustento de su legalidad, en el caso de un sistema democrático, en un mérito auténtico sino en una mentira.

Por supuesto que por medio de semejante demagogia un líder puede mantenerse en el poder, pero no por sus logros o en beneficio de la comunidad, sino muy por el contrario, a expensas de ella, puesto que al ocultarle sus errores les hace pagar un costo en vano, y si esta actitud se repite, cosa que sucederá si el líder adopta un esquema o perfil demagógico, entonces los errores se repetirán una y otra vez, serán ocultados a la vista de terceros, y los costos irán en aumento.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©