Don Pablo Edronkin

La falacia de la causa y el efecto (VII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

No es ninguna frase hecha el afirmar que la corrupción se combate con la educación, el desarrollo de las artes y las ciencias, pues al estar la opinión pública en mejor forma para entender lo que sucede, no solamente quienes surjan de ella para convertirse en sus líderes serán más responsables, sino que también existirán más personas capaces de reaccionar frente a las mentiras sutiles y veladas como son las falacias no formales.

El problema de la utilización de la falacia de ecualización de causa y efecto trasciende fronteras y situaciones, y muchas veces puede causar muchos daños.

Siempre se ha colocado al caso de Adolfo Hitler como una supuesta demostración de que las democracias no sirven, pues este señor que inició la segunda guerra mundial y fue el responsable de millones de muertes, logró subir al poder en Alemania de manera totalmente legal.

Más allá del hecho de que no se puede generalizar y decir que porque hubo un caso desgraciado todos los demás lo serán, puesto que caeríamos en el error de emplear otra falacia no formal conocida como 'generalización', también resulta bastante claro que sin tener de antemano una idea de cómo lo haría, Hitler ya planeaba hacer lo que hizo desde antes de acceder al puesto de Canciller en Alemania, y obviamente engañó a mucha gente.

Evidentemente había personas que le apoyaban a sabiendas, pero gran parte del público que le siguió, y no solamente en Alemania, simplemente pecó de ignorancia y se dejó llevar por las palabras de este hombre, quien a todas luces también abusó de la falacia de confusión de las causas y los efectos.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©