P. Edronkin

La falacia de la causa y el efecto (VI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Es decir, en la serie de eventos que llevan al poder a un individuo gracias a la utilización de falacias de este tipo, no solamente se comete una falacia inicial, como es que tal persona argumente frente a sus electores algo que no es cierto, sino que de existir intencionalidad previa de su parte, ello invalida el aspecto no formal de la elección en sí, transformándola en una falacia, porque al fin y al cabo, no se puede decir que un acto formal legítimo sea realmente válido si a sabiendas, una de las partes que intervienen sabe de antemano que no tiene ninguna intención de cumplir con su parte.

Lo peligroso de la utilización de la falacia de ecualización de la causas y las consecuencias en un ámbito político es que si en un momento dado se utiliza por primera vez, y quien ha elucubrado su implementación como parte de su discurso político observa que le ha dado un resultado más o menos bueno, entonces volverá a utilizarla.

Con el tiempo, esta actitud, bastante cómoda por cierto para el político y por ello tentadora, terminará por corromper al sistema y tornarlo disfuncional aún cuando no exista corrupción en el sentido delictivo que se le asigna normalmente.

Es decir, si se acepta o tolera la utilización de semejantes artilugios en cualquier sistema social por parte de sus líderes, aún cuando no existan robos y sobornos, el sistema se transformará en inherentemente corrupto y cada cosa empezará a aparentar ser, pero no será nunca.

Por ello es muy importante que el público se eduque, a fin de evitar esta clase de trucos que en el largo plazo pueden resultar muy perjudiciales.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©