P. Edronkin

La falacia de la causa y el efecto (I).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

'...Por estas razones, a un Príncipe le debe importar poco el poseer la reputación de ser un mísero si es que realmente desea evitar robarle a su súbditos, si desea encontrarse en condiciones de defenderse, si desea evitar la pobreza y el desprecio, y si desea no convertirse en un rapaz...'

- 'El Príncipe', Maquiavelo.

Frecuentemente matamos al mensajero por el mensaje que nos trae, y frecuentemente consideramos que quien dice cosas que no son lo que esperamos o deseamos escuchar es un antipático, pero muchas veces, aunque no en todas las ocasiones, quienes plantean las cosas con realismo y hasta crudeza, resultan ser más honestos y bien intencionados que quienes endulzan un discurso con palabras agradables.

Muchas veces se puede observar que en los debates se confunde a las causas con los efectos de las cosas, y se procede a hacer comparaciones o razonamientos que no consideran, simplemente, que una cosa antecede a la otra y por ello hay ciertas limitaciones que se imponen a la retórica respecto de ellas.

Sin embargo, si el orador sabe emplear palabras que produzcan emociones o actitudes positivas por parte de quienes le escuchan, y emplea hábilmente recursos retóricos como las falacias lógicas formales y no formales, como es el caso de la falacia de ecualización moral y la que describiré en este texto, puede obtener resultados sorprendentes en base a simples mentiras.

Ya sea por el apuro al debatir, por falta de capacidad de análisis, o simplemente por desconocimiento, es también bastante frecuente que cuando se presentan tales pretendidos argumentos, no se los discute o refuta, con lo cual, el orador que intencionadamente o no emplea estos argumentos falaces, se sale con la suya indebidamente.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©