P. Edronkin

El cambalache de Medio Oriente (XI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

¿Realmente puede creerse que un pueblo desea gobernarse a si mismo cuando desaprovecha dos ocasiones en un lapso de cincuenta años para obtener el reconocimiento de su territorio? Y el hecho es que los israelíes ahora quieren la guerra porque piensan que esa supuesta paz les garantiza menor seguridad que vivir entre las armas.

Si los Palestinos realmente quieren la paz y considerando solamente los hechos históricamente comprobables, lo menos que podemos decir es que los israelíes tienen razón al decir que no pueden gobernarse, no pueden controlar el terrorismo y por consiguiente ellos (los israelíes) deben intervenir, porque ¿Cómo es posible que dos veces rechazaran la posibilidad de negociar y emprendieran sendas guerras? ¿Se puede esperar que quienes cometen semejantes errores pueden luchar por sí mismos contra algo tan complejo como el terrorismo?

Que los dos bandos tienen culpas es indudable, pero que muy especialmente es de los propios árabes y palestinos es así guste o no, pues en el momento de la creación del estado israelí fueron los palestinos y los árabes quienes atacaron primero, y la intifada del año 2000 también fue iniciada por los palestinos. O sea, en ambos casos fueron ellos los que dieron el puntapié inicial, haciendo trastabillar los intentos de paz más o menos buenos o malos, y sabiendo de la superioridad militar israelí.

Y en tal contexto, incluso si admitieramos que los israelíes son totalmente culpables, de lo menos que podemos acusar a los palestinos es de ser unos tontos por servirle a sus adversarios en bandeja la excusa para aplastarles.

En cualquiera de los dos casos, debemos concluir que los líderes palestinos son ineptos para tomar decisiones en función del mejor interés y el bienestar de su propio pueblo, que es la única función para la que están ocupando sus sillones ¿Es posible negociar con incompetentes?

Es indudable que los occidentales han actuado de forma hipócrita en este asunto, que los árabes se han conseguido finalmente lo que siempre desearon en el fondo de sus almas para justificar sus propias acciones, y que los israelíes se están convirtiendo poco a poco en lo contrario al espíritu de su propio estado cuando fue recreado.

Es en definitiva, un perfecto ejemplo de que se cosecha lo que se siembra, y que si ahora no nos agradan los resultados y la contradicción que las tres religiones del libro muestran de forma patética al permitir, provocar, estimular o ejecutar baños de sangre interminables en las propias puertas de sus lugares más sagrados, deberíamos empezar a pensar un poco, dejar la política de lado y clasificar a nuestros líderes en buenos y malos según busquen la destrucción del prójimo o no, y no solamente por el valor de los índices bursátiles, porque en definitiva eso nos retorna siempre con creces.

Cabe preguntarse entonces por qué desde hace dos mil años se está peleando en la misa región, y lo único que se puede decir es que pareciera que la pelea se reduce a tratar de convertirse en dueños de la verdad. Pero no creamos que el problema es de los occidentales, los árabes o los judíos, pues todos estos somos nosotros, porque al fin y al cabo ¿Quién elige a los gobernantes que toman las decisiones que llevan a esto? Usted y yo.

Hagamos algo por nuestro propio mundo porque sino, nadie lo va a hacer en nuestro lugar, y uno de los mejores asuntos para antender primero es le de nuestra propia educación.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©