P. Edronkin

El cambalache de Medio Oriente (IV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Pero no son los únicos: los países de occidente, en esta cuestión, parecen tener un libreto de Holywood, como en Bosnia, como en Ruanda, como en Centroamérica e Indochina, y como en tantos otros lugares, pues siempre les pasa lo mismo: como en esos dramas de acción en el que el héroe llega un instante demasiado tarde para salvar a la heroína, que muere bellamente en sus brazos, los gobiernos occidentales se dedican a pontificar sobre lo que hay que hacer o no, una vez que todo sucede, pero de forma conveniente como para que parezca que realmente les interesa la cuestión.

Que los occidentales arrastren los pies para negociar una salida con los israelíes, o para intentar que los palestinos dejen de hostigar a los judíos con atentados terroristas no depende de una verdadera creencia en el humanitarismo, sino de cosas como el precio del petróleo y la popularidad de sus líderes en las encuestas.

Pero claro, hacen esto desde un hotel de lujo y después de que suceden los hechos, porque antes de ello se dedican a obtener toda clase de contratos de empresas privatizadas en dichos lugares, en nombre de la 'globalización', y les importa un pito si compran o venden el alma de las naciones, si se pauperizan o mueren, o si negocian con Dios o con el diablo. Total, después pueden quejarse de la 'inseguridad jurídica' y crear un mísero fondo de ayuda para salvar a los retrasados mentales a fin de lavar su conciencia.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©