P. Edronkin

El esquetismo (III).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

Esto, naturalmente, también crea algunas diferencias en cuanto a la sensación que se tiene al colocarse las esquetas respecto de los esquís convencionales.

El calzado no queda sobrecargado por el trabajo de rotación, como ocurre en el caso de las fijaciones nórdicas. El pié es forzado a mantenerse dentro de la fijación por medio de un cable de acero que pasa por detrás del talón y se ajusta por medio de tensores, con lo cual se garantiza la inmovilización en sentido horizontal del calzado.

Una correa vertical fija el calzado a la placa de rotación, de forma que el calzado queda fijado sobre su eje vertical. En caso de caída, los cables de acero se sueltan, liberando el pie del esquiador y evitando un esguince o quebradura.

Cuando empezamos a trabajar en este proyecto sabíamos que los necesitaríamos para desplazarnos horizontalmente, hacia abajo y también hacia arriba, además de tener que caminar, literalmente, con ellos.

Además, de ser posible, debíamos obtener un diseño de bajo costo y que nos permitiera utilizar equipo común. Por ejemplo: no deseábamos tener que transportar con nosotros ningún tipo de calzado especial.

Es decir, usted puede salir de su casa, colocarse sus esquetas y practicar la variante de esquí que le plazca, empleando su calzado de invierno común y sin ningún tipo de preparación o adaptación.

Pero lo que hemos denominado esquetismo es algo más que simplemente colocarse estos esquís poco comunes en los pies. Hasta ahora nosotros hemos practicado este 'deporte' en zonas muy aisladas, en la alta montaña, y en terrenos propios del esquí extremo.

Esquiando en los Andes.
Descendiendo con esquetas en modalidad alpina, pero en la Patagonia...



El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©