P. Edronkin

No poseo ni demuestro tener sesgo ideológico al afirmar que el Plan Andinia no existe (VII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Sostener que una persona es culpable de algo es una cosa seria; sostener que un pueblo entero es culpable de algo es aún más serio, y no se puede tomar a la ligera. Aún cuando fuera tal cosa plausible, habría que probarlo, y de eso se trata la ciencia, de probar cosas y no de creerlas (N.A: ver a03119.shtml y a03416.shtml).

Lo que sucede es que dichas ideas no tienen sustento comprobable, y me refiero específicamente a la hipótesis de la existencia del Plan Andinia.

Yo no puedo decir que sí cuando en realidad, toda la evidencia está diciendo que no. Lo que sucede es que puedo argumentar mis refutaciones en vez de lo que hacen muchos que simplemente ven la cuestión desde un punto de vista pasional y se entrelazan con sus contrarios en argumentaciones puramente emotivas. Otro error frecuente en el que caen es en la creeencia del "probar que el Plan Andinia no existe" cuando en realidad ello constituye un razonamiento erróneo, una falacia lógica, pues no se prueban los negativos sino que se deben probar los positivos. Es decir, lo que se debe probar es que el Plan Andina existe, y no que no existe. Las emociones y la falta de conocimientos llevan a la creencia ciega en este ti tipo de falacias persuasivas y así es como sobreviven mitos como los de ese supuesto plan.

Si a esto se le agrega el peculiar sesgo en contra del pueblo judío existente en muchas partes del mundo, lo cual se debe ver como un prejuicio mas que como cualquier otra cosa, no resulta difícil entender cómo es que una creencia como la existencia del Plan Andinia tiene tanto arraigo.

Entonces puedo empezar a buscar vulnerabilidades de verdad en los argumentos contrarios, y si no son consistentes, las encuentro. A partir de allí, mis 'rivales' pueden hacer dos cosas: empezar tratar de reforzar sus argumentos o rebatir los míos.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©