P. Edronkin

La falacia de las teorías revisionistas sobre el holocausto (VIII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Esa es otra falla fundamental de la que adolecen estas supuestas hipótesis revisionistas, pues fundamentan toda su existencia el descrédito del las personas, los países y las etnias sin probar adecuadamente sus conceptos.

Obsérvese que todos los argumentos (N.A: ver a03092.shtml, a03269.shtml y a03295.shtml) presentados en el debate sobre el Plan Andinia ya tienen algo negativo que decir acerca del pueblo judío, lo cual debería constituir una 'tésis' en caso de que tales razonamientos fueran serios y correctos, mucho antes de siquiera presentar las supuestas pruebas.

Es decir, hay un prejuicio evidente que intenta justificar un hecho determinado (el Plan Andinia, en este caso) sobre la base de dicho prejuicio, y no que se obtiene una conclusión acerca de la intencionalidad de un grupo de personas sobre la base de un hecho que prueba su actitud.

La existencia de este prejuicio, y por consiguiente, de la mecánica que acabo de describir se comprueba por el hecho de que pese a haber enunciado yo la existencia de un plan de apropiación de territorios que realmente existió en la Patagonia, es decir, el llamado Reino de la Araucanía, del cual existe abundante documentación (N.A: ver gea_araucaniasp.shtml), ninguno de los que supuestamente se estaría preocupando por la integridad del territorio argentino o chileno a causa del supuesto Plan Andinia manifestó siquiera, hasta el momento de escribir este ensayo (casi dos años después de mi primera publicación respecto del plan), el más mínimo interés por ese caso.

Esto sugiere o bien una importante falta de metodologías correctas en su análisis, o bien que el interés no es realmente la integridad de un territorio, sino más bien desarrollar argumentos que justifiquen públicamente un prejuicio.

Ambas alternativas invalidan de por sí la hipótesis de que el Plan Andinia existe.

La única forma en la que tales ideas podrían ser sometidas a prueba de manera aceptable es superando el examen de la ciencia, pero por cuestiones de naturaleza política, no es conveniente para quienes las sustentan que suceda tal cosa.

No se puede acusar falsamente, y no se puede pretender excluir a un grupo de personas simplemente porque no nos agrada. Mientras estas personas cumplan con la ley, no tenemos nada que decir.

No se puede prejuzgar a nadie porque simplemente nos parezca que hay cosas que 'dejan mucho que pensar' (N.A: ver a03092.shtml).

Tanto más importante es cuando se realizan acusaciones en un contexto que podría perjudicar seriamente a muchas personas. Generar desconfianza, odio étnico, etc. no son cosas que favorezcan a nadie y por eso es que hay que tener mucho cuidado con las manifestaciones que podrían relacionarse de alguna manera con estas consecuencias.

Como muchas de las apreciaciones sectarias se basan en prejuicios, y de hecho, como demuestra B. Russell, el anti-semitismo se basa enormemente en prejuicios inculcados en las masas de cristianos (y musulmanes) por sus propios líderes y con el objeto de manipularles.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©