P. Edronkin

El racismo encubierto detras de la teoria del plan andinia (IV).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

¿Qué hace que las pruebas sustentadas por ellos no sean aceptadas por la ciencia? ¿Acaso la ciencia como tal también es el producto de una confabulación?

Y si son tan superiores y han desenmascarado a tantos artífices de la confabulación sionista ¿Qué esperan para producir alguna tesis de rango científico para aclararnos a todos esta cuestión?

Varias veces me han contestado que lo que sucede es que hay censura para ellos.

Es decir, que no se les deja hablar, pero yo me pregunto ¿Y la resistencia francesa no actuaba pese a la ocupación alemana? ¿Y los polacos no se resistieron a la dominación soviética? ¿Y qué pasó allá lejos y hace tiempo en el viejo Israel, en Masada, cuando un puñado de agricultores se resistió a ser dominado por el ejército romano?

¿Cómo es posible que semejantes seres superiores (de acuerdo a sus propias apreciaciones) no han podido hacer nada para combatir esos intentos de censura propugnados por una masa de 'inferiores'?

¿Acaso nuestros nuevos seres superiores no pueden hacer lo que hicieron unos agricultores descalzos (y judíos) pudieron hacer hace dos mil años? Esto de la censura es una patraña; aunque realmente fuera así, si su causa fuera justa la gente les escucharía. Si no les escuchan es porque ni convencen a nadie: no creo que valga la pena que esta gente se siga engañando. Véanse en el espejo: son racistas y no pueden soportar el hecho de ver a los judíos siendo más capaces que ellos.

Si no convencen a nadie es porque no tienen razón o porque deberían ser realmente superiores a todos nosotros como para comprender lo que no entendemos.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©