P. Edronkin

El método científico (II).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Esto es particularmente importante para quienes se encuentren en posiciones de liderazgo, pues los errores que pueden cometer tendrán siempre consecuencias no solamente ya sobre él o ella, sino sobre todos los subordinados y dependientes que tengan en su estructura de poder.

La toma de decisiones que conducen al éxito o el fracaso en los más diversos emprendimientos puede tornarse mucho más acertada gracias a la aplicación de los criterios propios de la ciencia. Ello significa, sencillamente, ahorrarse muchos problemas y dinero.

La medicina, como ciencia que es, constituye uno de los ejemplos más claros de ello a pesar de que no pensamos normalmente en el asunto: la diferencia entre un médico y un curandero reside en que, tomando solamente el punto de vista del paciente, el primero ofrece mucha más seguridad en el tratamiento que el segundo, mientras que este último, podrá curar a veces, pero también puede cometer grandes errores.

Ambos pueden poseer la misma intención, pero existe una diferencia cualitativa enorme entre ellos, pues el médico aplica no solamente sus mayores conocimientos técnicos, sino que también aplica un esquema de pensamiento diferente, que no se basa en la creencia sino en la lógica. En las culturas primitivas se aplica el chamanismo y la corporización de los males en objetos materiales, como hacía Mastigga, una sacerdotisa hitita de hace casi cuatro mil años atrás, y si bien sus métodos la hicieron famosa en su momento, ello no le permitía curar aleatoriamente otros males que no fueran la mera somatización de los pensamientos.

La ciencia no es perfecta y puede ser deformada. Indudablemente, un avance científico puede emplearse para hacer el bien o el mal, y queda en manos de la ética el evitar que ello suceda, pero la ciencia en sí, como mecanismo para resolver los problemas humanos, es mucho más eficiente y seguro que las simples creencias, supersticiones, prejuicios y otras formas de pensamiento.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©