P. Edronkin

Los lideres del asistencialismo (XVIII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

4.1)- El mantenimiento de la confianza:

La confianza es fundamental por lo que mencionamos anteriormente. Ningún sistema legal podrá suplantar totalmente a un sistema ético dentro de la organización, pues la ley es esencialmente restrictiva y punitiva, y si bien es necesaria, no contribuye en sí misma al mejoramiento de las cosas. La ley es una imposición, generalmente legítima, mientras que la voluntad es una proposición íntima en todos los casos, ya sea legítimos o no.

Entre los Hititas que ocuparon el Hatti a medida que migraban desde tierras altas de la Anatolia, un pueblo al que le debemos importantes avances en cuanto a conceptos legales en general, incluyendo la idea del tratado entre los estados y los anales de historia, existía un profundo respeto por la ley basado en cuestiones religiosas; ellos sabían que con ahorcar, cortar manos o torturar no se lograba nada, y así construyeron un imperio, pues las leyes escritas por sí solas sirven únicamente para prender fogatas o como papel sanitario.

Por consiguiente, la voluntad, es decir, lo que proviene del ser individual, es siempre mucho más poderosa que la ley, y en consecuencia es mucho más capaz de producir algún resultado. A esto se le denomina autodisciplina.

De esto se deduce que los sistemas organizacionales que apelen a la ley como base de su autoridad serán siempre más débiles que aquellos que apelen al ethos individual.

Sin embargo, la ley es necesaria, pues la existencia de una ética fuerte en el entorno personal no garantiza que se respeten los derechos de la totalidad de los ciudadanos o miembros de la organización, mientras que la ley está en mejores condiciones de hacerlo.

La ley en un sentido amplio, es decir, incluyendo las reglamentaciones internas y externas que forman parte del sistema, define en gran medida a la estructura organizativa, la cual siempre es necesaria para el logro del bien común.

Si se prescinde de la ley y se intenta construir una organización basada en la anarquía, no se podrá obtener nada pues en un sistema anárquico, al no haber idea del bien común por no poder establecerse en conjunto la relación entre grupos y equipos, no habrá objetivos generales, y los únicos que podrán establecerse son aquellos que sean particulares a cada agente social, político y económico.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©