P. Edronkin

Consejos de supervivencia: ataques nucleares (XXVI).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

La velocidad de desintegración se puede calcular desde un punto de vista cinético. Lo que se conoce como 'Ley radioactiva' establece que la velocidad con la que se desintegra un núcleo, denominada 'V', es directamente proporcional al número de átomos radioactivos que se encuentren presentes, a los cuales se los identifica con la letra 'n', tomando en cuenta una constante de proporcionalidad 'k', cuyo valor es específico e invariable, de modo que:

3.6.2.4.7.4.8)- V = k * n

A partir de esta ley se deduce que cada elemento cuenta con su propia velocidad de desintegración, lo cual, a su vez, explica el concepto conocido como vida media del radioisótopo.

Esto permite clasificar a los radioisótopos en tres clases:

3.6.2.4.7.4.9)- Efímeros: su vida media se encuentra en el orden de los nanosegundos.

3.6.2.4.7.4.10)- Radioactivos: sus períodos de desintegración son intermedios.

3.6.2.4.7.4.11)- Estables: con períodos de desintegración muy largos, usualmente superiores a los miles de millones de años.

En el caso contrario al de la fisión es el de la fusión nuclear (3.6.2.4.7.1.5), los elementos involucrados adquieren un mayor peso atómico. En esta caso, los núcleos de varios átomos se integran para formar otros elementos. El proceso es opuesto.

Es muy difícil producir y controlar reacciones de fusión nuclear puesto que requieren de una energía mucho mayor que en el caso de necesaria para producir la fisión. La sola necesidad de contar con temperaturas mucho más elevadas de las que soporta cualquier material crea dificultades casi insuperables.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©