P. Edronkin

Consejos de supervivencia de combate: la guerra no convencional (VII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Muchas veces ocurre que guerrillas legítimas desde el punto de vista del derecho internacional son tomadas internamente por ciertos individuos que las convierten en fuerzas terroristas o narco-terroristas.

Las guerrillas hacen uso preferente de algunas tácticas de guerra no convencional, principalmente los piquetes (3.6.2.2.6), el raid (3.6.2.2.7), la emboscada (3.6.2.2.8) y la acción psicológica (3.6.2.2.13).

Esto no quiere decir que los guerrilleros no harán uso de las demás técnicas o tácticas de guerra no convencional, pero dado que muchas de ellas son cuestionables y por lo general, las fuerzas guerrilleras tratan de obtener y conservar cierto grado de legitimidad y apoyo en la opinión pública, buscarán evitar ciertos excesos.

Por definición, cuando una fuerza guerrillera realiza acciones brutales o cae en la tentación de usar tácticas cuestionables, al perder el apoyo de la opinión pública pasa de ser una guerrilla legítima a una fuerza terrorista.

Por lo general, los guerrilleros suelen ser bastante más razonables que los terroristas, narcotraficantes u otros individuos armados que podrían estar en control de una zona determinada, por lo que hay menos peligro para un viajero en caso de caer en manos de un grupo de guerrilleros que en los otros casos.

También debe considerarse que en algunos casos puede ocurrir que los propietarios de tierras o los habitantes de una región pueden armarse por diversas causas, y aún hacer ostentación de esas armas. En algunos casos esto hasta puede ser legal, si es que se encuentran dentro de una propiedad privada como puede ser un extenso campo.

Si alguien lleva armas es por algo, y si alguien las muestra, también. En general, quien busca defenderse no exhíbe su armamento. En materia de supervivencia es aconsejable no hacerlo a fin de mantener a la sorpresa como factor de ventaja en caso de ser necesario enfrentarse con armas. El que hace una cosa como mostrarse armado es que quiere disuadir, amenazar o porque tiene mucho miedo y quiere formarse una cierta fama. Conocemos casos en que algunos habitantes de la Patagonia han hecho eso - concretamente en las cercanías del refugio del Valle del Motoco -, mostrando pistolas o fusiles e su propiedad de forma amenazadora. Eso, por supuesto, también ocurre en otros lugares. En general esto se relaciona o bien con problemas mentales de ess individuos, o con alguna situación particular existente en la comarca, como la existencia de narcotraficantes, guerrilleros, etc.

Pero a usted probablemente no le interese la situación institucional del lugar que podría haber llevado a tener a un borracho con una pistola de 9 mm. enfrente suyo. Esa persona debe ser considerada tan peligrosa como un delincuente armado, o más, si se considera que está bajo los efectos del alcohol. Frente a esto le quedan dos posibilidades: retirarse de forma tranquila, o enfrentarlo. Lo segundo solamente puede ser una opción en caso de extrema necesidad, es decir, la necesidad de ejercer la defensa propia. Resulta claro entonces que hay que optar por la primera opción y en todo caso, tomar medidas legales ulteriores para impedir que una persona en tales condiciones le haga daño a terceros, porque usted bien puede haber escapado del peligro, pero el día de mañana podría ser una familia con hijos pequeños la que sufra las consecuencias de la borrachera armada de un ignorante.

De más está decir que tener enfrente a una persona habituada a tomar alcohol - como ocurre en el caso de muchos campesinos y gauchos - con un arma en la mano resulta ser una situación peligrosa y que debe ser denunciada a las autoridades independientemente de dónde se encuentre tal individuo. Es decir, si usted se cruza con un borracho armado, o con un campesino o lugareño en actitud amenazadora si causa aprente, denúncielo a las autoridades y eventualmente presente cargos contra él en un juzgado por intimidación, amenazas, etc. No intente razonar con una persona en tales condiciones. Tarde o temprano, a semejantes individuos se les va a esapar un disparo o se van a encontrar con alguien que no se tome a bien sus amenazas y le respondan de forma violenta con imprevisibles resultados. Por supuesto, no hace falta tener mucha imaginación para pronosticar lo que le pasaría a tal individuo si realmente se enfrenta a una banda de traficantes.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©