P. Edronkin

Relatos de supervivencia: extraviado en el Aconcagua (I).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En 1981, el sacerdote inglés Piers Grant Ferris subió solo el Cerro Aconcagua con la idea de celebrar una misa en las alturas.

Tras lograr su objetivo y ya cuando descendía, a unos 6.700 metros de altura se extravió y perdió su rumbo en el medio de un glaciar.

Dándose cuenta de que se había extraviado, empezó a caminar durante la noche y aprovechando la luz de la luna con el fin de no congelarse, y durmiendo de día para evitar la deshidratación, muy importante en las altas cotas de los Andes.

Probablemente el riesgo más grave en casos como este sea que al estar solo, el sacerdote no tenía a nadie que le asegurase en el descenso o desplazamiento por zonas peligrosas por medio de una soga y otros elementos de escalada.

Es de destacar que la luz de la luna reflejada sobre la nieve y el hielo puede contribuir significativamente a iluminar una zona montañosa, y si bien es peligroso caminar de noche por un glaciar, es una tarea técnicamente posible.

Poco tiempo después agotó sus alimentos, calculados para una expedición más corta, y empezó a subsistir con algunas golosinas que llevaba. Decidió tomar la dirección de un valle fértil que había creído ver más abajo, pero luego no lo pudo encontrar.

No se sabe si el Pastor vio un valle realmente existente o simplemente creyó ver algo; esta clase de engaños basados en la autosugestión ocurre con bastante frecuencia en las montañas.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©