P. Edronkin

Prevención de situaciones de riesgo (V).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Estudie su itinerario:

Si usted piensa dirigirse del punto A al punto B, no basta con sus intenciones para lograrlo. Tampoco basta con ver en un mapa a ambos puntos y trazar con un lápiz una línea recta entre ambos para considerar que así podrá realizar una travesía satisfactoria entre los mismos.

Desde luego, la distancia es una de las primeras cosas que definen las características de un viaje pero como estamos demasiado acostumbrados a utilizar vehículos en vez de nuestros propios pies, generalmente es lo único en lo que pensamos a la hora de planificar un recorrido.

A un automóvil no le afecta demasiado el subir o bajar por una pendiente, pero a nosotros nos puede resultar más difícil aunque desde luego, nada es imposible.

Ello quiere decir que el segundo factor que debemos considerar cuando planificamos una travesía es el grado de dificultad que ofrezca el terreno en término de subidas, bajadas y desvíos que debamos hacer, pues por más corta que la distancia sea en línea recta entre dos puntos, si hay muchos accidentes del terreno de por medio la distancia se multiplicará.

Considere que en un mapa muchos de los obstáculos del terreno no podrán apreciarse en razón de su escala, y esto es particularmente agudo en el caso de aquellos que modifican el curso de senderos empleados por los caminantes o animales.

En estos casos, es conveniente multiplicar por tres la distancia deducida a simple vista sobre el mapa a fin de obtener la distancia real que tendrá que recorrer entre los dos puntos que definen su recorrido completo.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©