P. Edronkin

El banquete de los dos mil años (XVI).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Hemos mamado el estereotipo de éxito de las películas, y eso es lo que pretendemos aplicar en nuestra vida diaria. Queremos tener un auto tal, una casa tal y vivir en un vecindario tal, como muestran en la televisión, y a pesar de que vivir bien es, por supuesto, una aspiración legítima, lo que buscamos no existe por convencimiento propio, sino por marketing.

Somos un producto publicitario, y como tal, tan descartable para nuestros líderes como cualquier cosa que se fabrica hoy en día.

Hemos fracasado una y otra vez en los intentos de hacer progresar estos países porque no entendemos la mecánica de la producción de nuevos conocimientos, que es lo único que en definitiva nos puede hacer avanzar porque de este factor dependen todos los demás.

Ello sucede porque lo único que esos individuos que dicen ser nuestros líderes más o menos representativos han obtenido de las universidades es, precisamente, un diploma, y yo diría en este punto que salir de la universidad con un diploma bajo el brazo, y únicamente un diploma, es algo lamentable. Es un desperdicio de la oportunidad de abrir la mente propia y la de otros, lo cual es mucho peor que no tener ninguna oportunidad y por eso creo que esa gente es doblemente culpable de lo que sucede.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©