P. Edronkin

El banquete de los dos mil años (XIV).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Por lo general nos importa un comino el conocimiento; es más, hasta le odiamos cuando no le comprendemos o cuando reconocemos que es bueno pero lo posee otro, y lo que sucede es que con ello estamos destruyendo la capacidad creativa de las universidades y por lo tanto también su verdadera razón de ser y la dinámica del conocimiento.

Nuestra actitud meramente ignorante se transforma en el largo plazo en algo tan venenoso y destructivo como el saqueo o la destrucción de las universidades y el cese de la producción de graduados. A la larga es lo mismo.

Pero lo más tragicómico de todo esto es que las decisiones que en definitiva afectan a los presupuestos de investigación y desarrollo recaen en personas que poseen influencia política, las cuales incluso en las sociedades poco desarrolladas cuentan por lo general con títulos universitarios y deberían estar en mejores condiciones que nadie para entender esta problemática, tanto por los conocimientos que dicen profesar como así también por su posición política jerarquizada que les permite ver todo desde una perspectiva más amplia que la del ciudadano común.

Sin embargo eso no sucede, y ello se puede deber únicamente a que no pueden ver esta perspectiva diferente, o bien que a pesar de sus títulos no saben. Sería paranoico decir que no saben nada, pues de hecho ha aprobado sus exámenes, por lo que debemos asumir que no saben asumir esa perspectiva diferente que acabo de describir. Es decir, no saben liderar.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©