P. Edronkin

El banquete de los dos mil años (VI).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Cualquier organización que desee perpetuarse, y que pretenda obtener buenos resultados, aumentar su prestigio o alcanzar la grandeza debe, en cierta forma renunciar a hacerlo de forma consciente y dedicarse simplemente a tratar por todos los medios de hacer las cosas bien por el solo amor a las cosas bien hechas.

Hacer las cosas y olvidarse de la pompa.

Y todo esto, nos lleva a preguntarnos cual es la razón esencial de la existencia de las universidades, y esta es conocer más. Esa es la razón por la que las universidades fueron creadas en primer lugar.

El empleo siempre existió y existirá; existía antes de que las universidades fueron creadas, y las profesiones y oficios también ya se cotizaban o no, según el momentos, y en definitiva, no dependían de la existencia de las casas de estudio. Es más, este mote me parece falaz pues en realidad deberíamos hablar de 'casas de conocimientos'.

Las universidades fueron creadas pura y exclusivamente para hacer progresar el conocimiento humano, y no para proveer los talleres, las fábricas y las oficinas, y si bien las cosas deben adaptarse con el tiempo, hay preceptos que son y deben ser imperturbables para que el mundo sea coherente.

Es cierto que no viene nada mal que los puestos de trabajo sean ocupados por mano de obra calificada, pero eso debe ser una preocupación pura y exclusiva de los oferentes de empleo, y no de los productores de conocimientos. Las universidades no existen para satisfacer las demandas del mercado, sino las demandas de la mente.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©