P. Edronkin

El banquete de los dos mil años (III).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Evidentemente, ambos tenemos una experiencia distinta de quienes nos despiden en Ezeiza o nos reciben en Barajas pero ello no quiere decir que ambos ocupantes compartamos mucho más que el mismo avión, pues el vuelo del piloto es distinto del que experimenta el pasajero.

Muchos de los que pasan por las universidades comparten el mismo avión, pero siempre hay más pasajeros que científicos. Habrá pilotos que en esta ocasión viajen como pasajeros, y algunos pasajeros que puedan ser invitados a visitar la cabina del piloto, pero eso no cambia las cosas.

En una época, cuando viajar por el aire era algo poco frecuente, muchos lo consideraban hasta como un símbolo de estatus. Existían modas dedicadas a la ropa de vuelo y cosas por el estilo, y hoy en día, los títulos universitarios lamentablemente - también poseen un cierto aire de moda. Cualquiera que pretenda respetarse debe tener uno, pero ¿cuántos pueden recitarse a sí mismos los cinco postulados básicos del método científico? ¿Cuántos conocen la teoría de los paradigmas? ¿Cuántos conocen los fundamentos de la ciencia?

Entonces ¿Es posible compararse con un sabio solamente por haber transitado por el mismo sitio que él? ¿Es posible obtener sabiduría verdadera sin conocer los fundamentos de la misma? ¿Basta con algunos exámenes para alcanzar el saber? ¿Es posible considerar que un título es exactamente igual al otro? ¿Se pueden llamar a sí mismos 'colegas' estos individuos?




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©