P. Edronkin

Los malos líderes crónicos y agudos (IX).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Muy por el contrario, al colocar el dinero por encima de todo y generar una necesidad imperiosa alrededor de él, entramos en un terreno peligroso en el cual de la simple ambición a la corrupción hay un solo paso, y como ese paso será dado siempre por las personas moralmente más débiles, pues un ambicioso relativamente ético generalmente se mantendrá dentro de las reglas de juego, y el dinero sumado a la ambición son dos claves para alcanzar el poder.

Las sociedades relativamente pobres en términos económicos son más proclives a aceptar o permitir la existencia de malos líderes en un sentido agudo pues la sed de fortuna es mucho mayor que en otros casos y consecuentemente, hasta las propias escalas de valores morales y éticos se encuentran lo suficientemente trastocadas como para que ciertas conductas no sean observadas y consideradas como erróneas o peligrosas.

En el caso comercial, las organizaciones que se autodenominan como 'exigentes' son por esencia exitistas, y en ellas se coloca al éxito de forma equivalente al dinero, por sobre cualquier otra prioridad, generando una casta dirigente mal acostumbrada.

De ello resulta que los líderes de las sociedades o grupos que no valoricen demasiado a la honestidad o hagan la vista gorda frente a casos de corrupción, son aquellas que tarde o temprano empezarán a llenar sus filas de dirigentes con personas insaciables y de escasa estatura como líderes, con lo cual se obtendrá, en definitiva, una clase dirigente compuesta por individuos que roban mientras las cosas salen bien, y que desaparecen de escena cuando las cosas andan mal, pues no habrán tenido la inquietud de prepararse académicamente para gobernar, pues ese nunca era su objetivo primordial, y tampoco tendrán la valentía y audacia que hacen falta para resolver problemas que a veces no podemos dilucidar con el cerebro.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©