P. Edronkin

Consejos de paintball: comentarios del árbitro sobre la batalla del 2 de Junio del año 2001 (IX).



Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En primer lugar, el GEX-1 pudo construir fulguritos respetando las normas ISO-9000, que resultaron fundamentales para que sus minas de accionamiento infrarrojo pudieran funcionar. La calidad de estos fulguritos permitió que el encendido de las cargas de dichas minas se realizara utilizando directamente la fuente de poder y la plaqueta de los propios sensores, lo cual resolvió un dilema que tenían los desarrolladores del Gea desde hace un tiempo.

En efecto, la idea de producir minas de accionamiento infrarrojo o IR, es decir, asociando cargas explosivas a sistemas de óptica activa, no es nueva, pero el problema con el que siempre nos encontramos era que para poder construir estas cargas debíamos proporcionar un sistema de baterías adicional y redundante, dado que la energía empleada por estos sensores activos era demasiado baja para poder encender fulguritos de fabricación estándar.

Las minas infrarrojas construidas y empleadas con eficacia por el GEX-1 durante la batalla en cuestión se activaron empleando únicamente estas baterías primarias, por lo que debemos considerar que el problema ha sido resuelto de manera sencilla, y sin emplear elementos adicionales, como relés y packs de baterías más potentes que encarecerían el costo del proyecto.

La introducción de las normas ISO-9000 a los procesos de fabricación de fulguritos abre las puertas para obtener índices de fiabilidad mucho mayores en nuestro equipo, por lo que el GEX-1 recibe un punto por este desarrollo.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©